Psicología

Opositando para coronavirus

Rocío Espinosa. 
Antequerana de sentimiento, sampedreña de nacimiento. Psicóloga sanitaria por vocación, me apasiona mi profesión. Soy paciente, sensible, optimista, sociable.

“Nadie golpea más fuerte que la vida” (Rocky Balboa).

Hoy pensamos que el combate es contra el Covid-19, pero la realidad es que es contra nosotros mismos. El Covid es una prueba que vamos a superar juntos y debemos reconocer y aprender herramientas adecuadas para ganar el combate.

Nota mental 1°. Autoconciencia: Habilidad para identificar lo que sentimos.

¿Cómo te sientes? Los medios de comunicación, redes sociales… nos invaden con titulares poco tranquilizadores sobre el número de contagios, fallecidos y un largo etcétera. Ante este escenario es normal que se dispare la ansiedad.

Sabemos, además, que reaccionamos de una forma aún más intensa cuando la situación es desconocida. Por eso, el COVID-19 nos tiene “de los nervios”. Sin embargo, perder el control y entrar en pánico colectivo nos lleva a comportamientos peligrosos y egoístas del tipo “sálvese quién pueda” o “¡voy a arrasar con todo lo que pueda en el supermercado!”.

Nota mental 2. Autocontrol: Manejo de las emociones.

Durante una epidemia de este tipo pasamos por distintas fases. En un principio sentimos temor por enfermar o contagiar a la gente que nos rodea. ¡Estamos en shock! Pero una vez hemos aceptado la nueva situación, asumimos lo que está ocurriendo, se activa nuestra parte racional, y así ya podemos pensar y planificar qué hacer. Esta parte me encanta y aquí entran en juego los valores, la empatía, solidaridad, compasión… Pero, ¿por qué hay personas que parece que el Covid no va con ellos? La respuesta es porque no todos pasamos las fases al mismo tiempo.

Nota mental 3°. Sentido del humor.

Una de las características fundamentales de las personas resilientes (capacidad para hacer frente a las adversidades) es el sentido del humor. Reírnos de la adversidad y hacer bromas de nuestro propio infortunio contribuye a mantener la esperanza y no fijarnos sólo en los aspectos negativos.

Nota mental 4°. El arte de las relaciones.

Todos conocemos a alguien que sólo con cruzar una palabra nos transmite “buen rollo”. Tenemos el poder de hacer sentir mejor o peor a la persona que tenemos enfrente, y a nosotros mismos. Así que, por favor, no seamos tóxicos.
¿Qué quiero conseguir? ¿Cómo lo quiero conseguir? El pensar y verbalizar cómo queremos vivir esta situación condiciona al cerebro para ir en una dirección o justo la contraria.

Si queremos estar a gusto en este período de confinamiento, tenemos una oportunidad para hacer todo aquello que siempre aplazamos por falta de tiempo. La vida continúa, seguir una rutina nos ayuda a tener cierto control y nos genera tranquilidad.

Nota mental 5°. Aceptar: Hay cosas incómodas que no podemos controlar, pero están ahí.

Llegados a este punto, habiendo tomado todas las precauciones posibles y siendo responsables con nosotros mismos y con los demás, debemos dejar que esto tome su cauce, que fluya. Realizar cualquier tipo de relajación nos puede ser de gran ayuda. ¿Cómo se hace?

1°. Pon una mano sobre el pecho y otra sobre el estómago.
2°. Toma aire, lentamente y contando de uno a cinco, llévalo hacia abajo, hinchando la barriga y un poco el estómago, sin mover el pecho (las manos nos darán la pista para saber si lo estamos haciendo correctamente).
3°. Retén el aire, contando de uno a tres.
4°. Suelta el aire, lentamente, mientras cuentas de uno a cinco, hundiendo un poco el estómago y barriga; sin mover el pecho.
5°. Procura mantenerte relajado un poco más al soltar el aire.
Nota mental 6°. Aportar: Eres necesario para los que te rodean.
¿Cómo podemos ser útiles?

Realizar esa llamada pendiente, una simple sonrisa cómplice, brindar nuestro apoyo en la distancia… puede ser de gran ayuda en este momento. ¡Recuérdalo!

“Hay que soportar sin dejar de avanzar. Así es como se gana” (Rocky Balboa).