Antequera

Mascarillas en tu buzón

El Ayuntamiento de Antequera, a través de Correos, está repartiendo durante las últimas semanas más de 85.000 mascarillas casa por casa. Comenzó antes de saber que el uso de este sistema de protección sería obligatorio en determinadas circunstancias. ¿Sabes cuándo debes ponerte la mascarilla y cuándo no? Te lo contamos.

USO OBLIGATORIO DE LA MASCARILLA

En personas de seis años en adelante.

  • En la vía pública o en espacios al aire libre y espacios cerrados o abiertos de uso público, cuando no sea posible mantener la distancia interpersonal de, al menos, dos metros.
  • En todo el transporte público.

Es recomendable.

  • Para la población infantil de entre tres y cinco años. Preferiblemente deberán utilizar las mascarillas higiénicas y quirúrgicas que cubran nariz y boca.

Quedan exceptuadas.

  • Personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria.
  • Personas en las que el uso de la mascarilla resulta contraindicado por motivos de salud.
  • En actividades incompatibles con el uso de mascarilla (aquí entraría la práctica de algún deporte).
  • Causa de fuerza mayor.

PREGUNTA FRECUENTE: ¿Debo usarla en el coche? Debe llevarse si el vehículo está ocupado por personas que no conviven en la misma vivienda. En ese caso, todos los pasajeros deberán llevar mascarilla.

Todos los que ya las habéis recogido, habéis leído el mensaje: Gracias.  Es un gracias para todos los vecinos de la ciudad y sus anejos que estos meses han permanecido cumpliendo con el confinamiento, los mismos que estos días cumplen también las normas establecidas en las nuevas fases para volver a disfrutar de una ciudad que ha demostrado su responsabilidad y su sentido del bien común. La historia que hoy podéis ver aquí solo es una de las miles de historias que se podrían contar de cada casa y cómo, juntos y unidos, hemos conseguido adaptarnos a una nueva forma de vivir.
Así que a todos vosotros, de nuevo…
Gracias.

Son las once de la mañana y llaman al portero de casa. Me extraño porque no espero a nadie. Como desde hace ya algunas semanas, las visitas se hacen desde el balcón.

Respondo intrigada:
– “¿Sí? ¿Quién es?”.

Al otro lado escucho una voz que me dice:

– “Hola, soy del Ayuntamiento, para dejar las mascarillas en los buzones”.
– “Estupendo, gracias”, respondo.

Vaya -pienso-, justo he leído esta mañana que será obligatorio su uso. Rápidamente, mi madre me pregunta quién ha llamado.

– “Era del Ayuntamiento para dejar las mascarillas en los buzones. Bajo a por ellas”, respondo.

Me apresuro a bajar y, nada más abrir el buzón, veo solo una frase: Gracias.

Es, quizá, una de las palabras que más repetimos estos días, y ahora acompañando al instrumento que se ha metido en nuestras vidas y, según parece, ha venido para quedarse un tiempo importante: las mascarillas.

– “Papá, mamá, ya he recogido las mascarillas. Vienen en un sobre con un mensaje, voy a ordenarlas”, les digo.

Me doy cuenta de que la entrada de casa ha cambiado de manera radical. Ahora entre guantes, botes de geles desinfectantes y balletas para limpiar los zapatos… voy a intentar poner un poco de orden.

– ”Hay una para cada uno. Os pongo los nombres y así sabéis cuál es la vuestra”, les grito para que todos se enteren.

Mamá, papá, pequeña y yo. Una mascarilla para cada uno y, junto a ellas, una palabra: Gracias.

Parar ver vídeo pincha aquí