Psicología

Quiero y no puedo

Rocío Espinosa. 
Antequerana de sentimiento, sampedreña de nacimiento. Psicóloga sanitaria por vocación, me apasiona mi profesión. Soy paciente, sensible, optimista, sociable.

¿Cuál es tu objetivo en la vida? ¿Cuál es tu sueño?
Párate y piensa un par de minutos… ¡Uf, menuda pregunta!

Hay veces en la vida que el miedo y la indecisión nos paraliza. Sabes que tienes que hacer una cosa y te observas haciendo justo la contaria. Por ejemplo, cuando por salud no deberías comer algún alimento concreto y comienzas a sentirte culpable mientras te lo estás comiendo.

Otro ejemplo de acción en contra del lugar a donde te quieres dirigir es cuando sabes que tu relación de pareja necesita tiempo y, sin embargo, no paras de echar horas extra de trabajo y ocupar tu vida con múltiples actividades.

Todos estos actos inconscientes que aperecen en momentos de cambio en la vida de las personas, que obstaculizan la consecución de metas o logros, es lo que denominamos autosabotaje.

Exiten 4 tipos de autosabotaje:

1. Perfeccionismo: O está perfecto, o no lo hago; o bien si para mí no está perfecto, por lo tanto está mal, le doy mil vueltas y no lo acabo.Posteriormente me encuentro estresado/a y la tarea sin hacer, pero ¡claro! he evitado el riesgo de fracasar y no estar a la altura.

2. Procrastinación: Dejarlo todo para el último minuto. Si no me esfuerzo todo lo que puedo, en realidad tengo la excusa por si las cosas no salen del todo bien. Me protejo frente a mi “no-capacidad”. Miedo al resultado final.

3. No acabar las cosas: Empezar distintos proyectos y dejarlos a medias, o abandonar cuando estás a punto de acabarlos, después del tiempo y el esfuerzo dedicado. Al no acabar no tienes que enfrentarte a la posibilidad de fracasar, de estar a la altura… o a la posibilidad de no saber lidiar con el éxito, pero también pierdes la oportunidad de demostrarte a ti mismo que eres competente y hasta dónde puedes llegar.

4. Poner excusas: Te buscas múltiples disculpas externas para no cumplir tus objetivos.

“En la vida hay altibajos donde vamos desarrollando debilidades y fortalezas”

 

¿Por qué nos autosaboteamos?

Existen muchisimas posibles causas, entre ellas podemos encontar:

*Pérdida de la autoconfianza: Cuando desconfiamos de que podemos lograrlo, nuestra mente hace lo posible por llevarnos por un camino diferente para así protegernos del posible sufrimiento al enfrentarnos a la decepción o el fracaso.

*Conflictos internos: Por ejemplo, cuando siento que a mí me va mejor que a algún miembro de mi familia o de mi círculo más cercano (sistema familiar), entonces me planteo el no querer provocar envidias, no querer “traicionar” al sistema familiar y sin darme cuenta rechazo oportunidades buenas en mi vida para seguir pareciendome a dicho sistema.

*Creencias limitantes de que no me lo merezco: Si en la vida hemos recibido indiferencia, agresión, etc. cuando llega una buena experiencia, diferente… No sabemos recibirla.

*Temor a no estar a la altura de las expectativas de los demás: ¿Es esto realmente lo que quiero estudiar?

 

¿Te acuerdas de la primera pregunta? Si analizas tus acciones y éstas estan alineadas con tu objetivo, ¡¡enhorabuena!! vas por el buen camino. Sin embargo, si observas que éstas se dirigen en otra dirección, incluso la contraria, efectivamente hay autosabotaje y te invito a la reflexión.

Hay veces en la vida que el miedo y la indecisión nos paraliza

En la vida hay altibajos donde vamos desarrollando debilidades y fortalezas, es importante que no dejes que las adversidades controlen tu vida.

Cuando abrimos la mente y tomamos consciencia de nuestros miedos y nuestras creencias, en muchas ocasiones irracionales, nos facilita elegir el camino más acertado y evitar destruir nuestras ilusiones.