En Relieve

Volvemos a brindar

No hay un mensaje más esperanzador y con más ganas que este: volvemos a brindar. Y lo hacemos de manos de los hosteleros antequeranos que, junto al distribuidor Sánchez-Garrido, siguen trabajando y esforzándose para seguir adelante. Disfrutemos de nuevo de nuestros bares, en buena compañía y cumpliendo siempre todas las medidas de protección marcadas. El esfuerzo de nuestros hosteleros ha sido enorme para implantar todos los procesos de máxima higiene y que podamos volver a brindar con toda seguridad.

Si tuviéramos que enviar hoy a través de estas páginas un solo mensaje de la hostelería en Antequera sería este: “Hay que salir, estamos preparados, pueden hacerlo con total seguridad y disfrutar como siempre de la gran oferta gastronómica de la ciudad”.

Desde que el 18 de mayo comenzó la fase 1 y los bares y restaurantes podían abrir terrazas iniciamos las conversaciones con la marca distribuidora que más los representa, Sánchez-Garrido, para hacer un reportaje muy especial. En medio de la duda por el futuro más próximo, un grupo de hosteleros abría para que todos pudiéramos volver a brindar.

Queríamos saber cómo se enfrentaban a esta nueva etapa y cómo lo enfrentaba el consumidor. “Que salgan, hay que acostumbrarse a las nuevas medidas. Que pregunten si se pueden sentar, que esperen que todo esté desinfectado y que disfruten. Pero hay que salir, a mi bar o al que sea. Y que aunque el Ayuntamiento lo ponga fácil, que los hosteleros lo soliciten y abran, que juntos podemos”, dice José Miguel Toro, de El Número Uno. Ellos han abierto una terraza en la calle Chimeneas, ahora peatonal, en la que cuando uno se sienta recuerda las callecillas acogedoras de Granada o Ronda. Todo un acierto.

Un mensaje parecido nos deja Manolo Gil, de Bar La Herradura que esperaba menos afluencia. “La apertura ha ido bien, las mesas se han llenado. Pero mi mensaje es que la gente salga y nos ayude. A mi bar o a otro, pero que salgan”, dice mientras sirve algunos de los bocadillos míticos de este restaurante en plena calle Infante Don Fernando.

“Hay que salir, estamos preparados, pueden hacerlo con total seguridad y disfrutar como siempre de la gran oferta gastronómica de la ciudad”.

Y si nos vamos para la zona del Mercado de Abastos, un mensaje parecido nos deja Antonio Romero, de Resturante El Mercado, que insiste en que se toman todas las medidas de higiene y protección. “Ahora somos camareros, policías y limpiadores, pero ya es rutina y siempre pedimos a la gente que recuerden las normas. Hay que cuidarlas por las dos partes, así todos disfrutaremos y podremos trabajar”, explica mientras desinfecta una de las mesas nada más levantarse los clientes. Ya está preparada para recibir una Cruzcampo fresquita y un buen plato de jamón de manos de su cortador profesional.

De hecho, la zona del Mercado de Abastos es una de las que se cortan al tráfico los fines de semana. Eso ha permitido a Mesón Casa Carlos aumentar el número de mesas. Ellos, a pesar de todo, han sido -como otros muchos (Casa Memé, El Trastámara…)- los que han implantado comida a domicilio. “La gente está respondiendo muy bien y saben estar. Nosotros ahora estamos todo el día, ya que hemos ampliado nuestros servicios con desayunos. Estamos muy contentos y con muchas ganas”, asegura Carlos Gómez, gerente del mesón.

Algo así ocurre con Cafetería Florida, que ha instalado su terraza en calle Duranes, un espacio peatonal ideal para poner mesas y sillas y, además, situado en pleno Centro Comercial Abierto. Comprar y tomarte una caña en esta terraza suena a un plan maravilloso tras el confinamiento.

PINCHA PARA VER DETALLE

Antequera muestra así una estampa poco habitual. Lugares como calle Rey, con Infante Tapas, tendrá terraza los sábados y domingos. “Es la primera vez que la tenemos y además servimos tapas, creo que eso se agradece porque aquí somos de tapas”, dice Juan Antonio Lucena mientras sirve una de esas tostas de gulas que no puedes perderte si los visitas.

Domingo Corrales de Familia QuerqusLas Hazuelas, Tasca Frasquita, La Gloria y La Fábrica– agradece la ampliación de espacios de terraza. Por ejemplo, en plena Plaza de San Sebastián tiene ahora mesas Tasca Frasquita o en el patio trasero del Ayuntamiento las tiene La Gloria. “Nos han dado la vida con esta posibilidad, ahora tenemos que saber convivir bien y cuidar muy bien los espacios que nos han dado. Tenemos la oportunidad de tener terrazas que antes no estaban permitidas y hay que cuidarlas porque nos pueden salvar el verano”, nos cuenta mientras admiramos la nueva plaza, un lugar estupendo para cenar y alargar la noche con una copa.

PINCHA PARA VER DETALLE

En la zona de Plaza de San Sebastián está solicitada también la terraza por parte de Grastrobar Casa Lucía y Sal y Pimienta (al cierre de esta edición no habían abierto aún). “Esta medida ha sido fundamental para que muchos dueños, que creían que no podrían abrir, puedan tener hoy día terrazas en las que nunca nos hubiéramos imaginado estar”, explica Nacho Sánchez Garrido, quien cree que el sector ha vivido momentos de incertidumbre e inseguridad. Un tiempo en el que han estado en contacto directo con sus clientes. “Con la entrada en fase uno, su esfuerzo ha sido grande y sus ganas mayores. Merecen un gran aplauso por su sentido de empresa y servicio, cumpliendo todas las garantías de protección y seguridad que les pedían y muchas más. Han puesto todos los medios para que volvamos a disfrutar de nuestros bares y restaurantes”, asegura.

Ahora todos se preparan para la fase 2 y Sánchez-Garrido les acompaña, como siempre, con su #fuerzabar para recuperar no solo lo perdido económicamente, sino, sobre todo, la alegría de compartir. Porque como reza el hashtag que acompañó desde Sánchez-Garrido a todos sus hosteleros durante este tiempo de confinamiento: nosotros #SOMOSdeBares.