Únicos

25 años de AFA

Llevan 25 años mostrando la ciudad a través de su objetivo. La Agrupación Fotográfica Antequerana (AFA) está de aniversario.

“Todo comenzó por un grupo de 30 fotógrafos aficionados de la ciudad que trasladamos al Ayuntamiento de entonces nuestra inquietud por hacer algo relacionado con la fotografía. Entonces estaba Jesús Romero de alcalde y nos dio un reto: hacer una foto del retablo de El Carmen”, recuerda el presidente de AFA, Alfredo Sotelo. Ésa imagen formó, un año después, parte de una serie de carteles de la ciudad que ganaron un concurso nacional.

Así comenzó todo. “Antes tanteamos el terreno, hicimos unas hojas con un teléfono de contacto para ver si había interés. Nada más empezar ya éramos más de treinta y luego cada vez más, en un mes fuimos 60”, explica.

Así, la pequeña sala de arriba de la antigua Casa de la Cultura se quedó pequeña y tras hablar con el empresario José Antonio Sánchez Cózar les ofreció una zona en el edificio de calle Encarnación, lo que hoy es un hotel. “Allí montamos nuestro estudio, nuestra sala y comenzamos a funcionar”. Pero años más tarde, volvieron a lo que desde entonces es su casa, la de la cultura de calle Carreteros. Hoy ya convertida en un espacio de exposiciones y sala de trabajo para AFA en la que cada mes, sin falta, se hace una exposición de fotografía, así como cursos de formación. Es además, este espacio, sede de encuentros de la Federación Andaluza de Fotografía (FAF) y la Confederación Española de Fotografía (CEF) y fue, también, el primer centro de exposiciones de la Federación Internacional del Arte Fotográfico (FIAP) de España en 2018. Por el camino, Antequera ha sido punto de encuentro con un Congreso Nacional de fotografía en 2015 o el de la FAF de 2009, entre otros.

“El ser sede de FIAP ha sido muy importante porque la FAF nos lo propuso y, tras comentarlo con el Ayuntamiento, nos animaron y lo conseguimos. Estamos hablando de un organismo internacional”, detallan. Ese año, hasta Antequera vinieron representantes de FIAP de todo el mundo. “La sala de exposiciones se llenó de fotógrafos de todas las nacionalidades que querían conocer qué sala española era la primera en ser sede y además se quedaron impresionados con Antequera”, cuenta  Manuel Romero, secretario de AFA.

En este recorrido por una de las asociaciones de fotografía más antiguas de España y hoy ya referencia en el país, la AFA ha conseguido consolidar dos concursos de los más importantes en el panorama nacional e internacional. “El Ojo de Antequera sigue siendo un concurso en papel, con todo el encanto que eso tiene hoy en día. Además, el fallo del jurado, un acto abierto a quien quiera acudir, se convierte en una verdadera clase magistral”, detalla Romero.  “Y más de 5.300 fotografías se recibieron en la última convocatoria del Salón de Fotografía Internacional, este ya en formato digital”, añade Pedro Serrano, vicepresidente de AFA.

Todo este trabajo le ha valido a la agrupación uno de sus mayores reconocimientos. Además de El Efebo que le otorgó la ciudad, este año han sido reconocidos por la CEF como la Mejor Asociación Fotográfica de España. “Es la recompensa al trabajo de todos los que forman AFA, del primero al último. Y además, toda esta relación que nos une a la FAF, a CEF o FIAP da a la asociación, y a la ciudad, una proyección más allá del ámbito local”.

Hoy la AFA son más de 100 socios que encuentran en la asociación un punto en el que seguir formándose y compartiendo su gran pasión, pero también un gran grupo de amigos. “Hacemos nuestras quedadas en la naturaleza, nuestras salidas fotográficas, los cursos, las convivencias… y además, actualmente, la AFA está situada la sexta de España  y la cuarta en Andalucía dentro de la liga fotográfica, lo que nos hace sentirnos muy orgullosos pues ahí encuentras profesionales y nombres en mayúsculas de la fotografía, así que piensas: pues algo estamos haciendo bien”.

Ellos han vivido de cerca la evolución de un mundo que ha pasado casi de pronto de lo analógico a lo digital. “Fue un paso que desorientó a muchos fotógrafos pero que luego, cuando vieron la calidad que daba el digital, volvieron a sumarse”.

Hoy, en un mundo en el que la imagen ha ganado espacio y todos tenemos a mano un móvil para hacer fotos, la visión del fotográfo se hace aún más especial. “Hay una parte de ti en cada fotografía y nada tiene que ver la foto disparo al resultado final. Uno ya tiene en la cabeza lo que quiere hacer con eso que capta, antes incluso de captarlo. La fotografía artística tiene tantas visiones como personas y eso pasa en la AFA, nos une nuestra pasión pero somos muy heterogéneos en las maneras, no hay un perfil de socio concreto, ni ninguno igual”.

Así, la realidad puede verse de muchas maneras. “Sin duda, Antequera y su entorno es nuestro escenario favorito, es maravilloso y aunque cada año retratemos lo mismo nunca sale una foto igual. Semana Santa, Luz de luna, El Torcal, los Dólmenes…”. AFA además intenta, siempre que llaman a su puerta, colaborar con las asociaciones locales. Tienen claro que su aportación a la ciudad siempre debe estar.

Y por ahí seguirá la Agrupación Fotográfica Antequerana su camino, trabajando e inmortalizando la historia de la ciudad a la que siempre, por su nombre y su historia, estará unida.