Gestores

A tener en cuenta en la RENTA 2020

Por Sara Martín,
Gestor Administrativo
y Manuel Martín,
Graduado Social.

Esta campaña de Renta va a estar marcada, cómo no, por el tratamiento fiscal que haya que darle a todas las ayudas y prestaciones aprobadas por el Gobierno para paliar los efectos de la pandemia del Covid-19 tanto para el colectivo de autónomos como para el resto de contribuyentes. Con este artículo vamos a intentar arrojar algo de luz sobre algunas de ellas. 

Cese de actividad de los autónomos 

Tanto la prestación ordinaria como la extraordinaria por cese de actividad de los autónomos son una prestación del sistema de protección de desempleo y, según la Ley de IRPF, las prestaciones por desempleo se califican como rendimientos del trabajo.  

Por ello, los autónomos deberán también incluir en su declaración, aparte de los rendimientos de su actividad, las prestaciones que les pagó su mutua entre marzo y diciembre de 2020 como rendimientos del trabajo. Esto, en algunos casos, podría suponer más de 6.000 euros a incluir en la RENTA (en el caso de que el autónomo cotice por la mínima y haya estado acogido durante los nueve meses al cese de actividad).  

Cuotas exoneradas por el cese de actividad 

Si bien el cese de actividad sí tributa, la exoneración de cuotas que lleva aparejada esta medida tiene un tratamiento fiscal diferente.  En este caso, no habría que tributar por este dinero porque es un importe que ni se ha pagado, ni se ha recibido.  

Diferente cuestión sería la devolución de las cuotas, porque en este caso el autónomo sí paga su cuota mensual.  

Subvenciones estatales y autonómicas para compensar los efectos de la pandemia 

Por norma general, salvo que la Ley expresamente lo indique, todas las subvenciones o ayudas tributan. Las recibidas por personas que no realizan actividades económicas, tienen la consideración de ganancias patrimoniales. 

Las que reciben las personas que realizan actividades económicas, pueden tener la consideración de rendimiento de la actividad o de ganancia patrimonial, según el destino de la subvención o ayuda. En este caso, al ir estas subvenciones dirigidas a cubrir la bajada de ingresos por la crisis del coronavirus, el autónomo las tendría que declarar como rendimientos de su actividad, a no ser que se indique por norma expresa que está exenta de tributar. 

Incapacidad Temporal en casos de contagio por coronavirus  

Tanto si ha estado contagiado como si tuvo que permanecer en aislamiento como consecuencia de la Covid-19, es posible que solicitara una prestación por incapacidad temporal. Estas prestaciones de la Seguridad Social no están exentas de tributación, por ello, el contribuyente tendrá dos pagadores, porque habrá recibido el salario por parte de su empresa y una prestación por la baja laboral. 

Ingreso Mínimo Vital y Rentas mínimas de inserción 

Las rentas mínimas de inserción que ofrecen las Comunidades Autónomas y demás ayudas similares de entidades locales, estarán en exentas de tributar en la Renta. La cuantía máxima que queda fuera de la renta es de 1,5 veces el IPREM.  

Respecto al IMV, sus beneficiarios deben presentar declaración, con independencia de la cuantía de sus ingresos. El IMV en sí mismo es una renta exenta y la gran mayoría de los beneficiarios no tendrán que incluirlo en su declaración, pero sí están obligados a presentarla. 

(Ver información)

ERTES 

Los efectos del cobro de esta prestación pueden ser los siguientes:  

El ERTE cuenta como segundo pagador, por lo que el umbral que obliga a presentar la Renta baja hasta los 14.000 euros al año. Existe la falsa creencia de que al tener dos pagadores se pagan más impuestos, pero no es así. En este caso concreto, el SEPE no tiene obligación de retener cuando las cuantías que ha abonado durante el año no superan los 14.000 euros, por lo tanto, el contribuyente no ha “anticipado” ningún importe a cuenta del impuesto que finalmente tendría que pagar, cosa que sí hacen los contribuyentes a los que se les retiene mensualmente. 

Haber recibido abonos del SEPE no procedentes (cobro de una percepción distinta de la que les corresponde) y que está pendiente de devolución. Hacienda ha recomendado que, hasta que se resuelva este problema, los contribuyentes que estuvieron en ERTE esperen unas semanas para completar el trámite, siempre y cuando se haga antes del 30 de junio, último día de plazo. 

(Ver información)

PUEDES ENCONTRARNOS EN

C/ Alameda de Andalucía, 17, 1º-D. Antequera

Teléfono 952 70 26 45; Fax 952 73 98 55

www.grupomardos.com

Facebook: Gestoria – Grupo Mardos

Twitter: @GrupoMardos