Referentes

Álvaro Bastida y Laura Aguilera. Campeones de España

Ella es la atleta con mayor proyección del Club Atletismo Los Dólmenes; él vuela en el Trops Cueva de Nerja. Laura Aguilera (18 años) y Álvaro Bastida (16 años) acaban de proclamarse Campeones de España en los nacionales de pista cubierta Sub-20 y Sub-18, respectivamente. Laura, entrenada por el saltador olímpico cubano Lysvanys Pérez, lo hizo en su casa, en el Centro de Tecnificación de Atletismo de Antequera, en la modalidad de pentatlón, mientras que Álvaro lo lograba en el mítico Palau Sant Jordi de Barcelona estableciendo un nuevo récord de Andalucía en salto con pértiga. Juntos son el futuro del atletismo español y un orgullo para el deporte antequerano.

Foto: Raúl Pérez

Quedamos con Laura y Álvaro en el Centro de Tecnificación de Atletismo de Antequera, donde entrenan cada día para cumplir su sueño. Laura llega desde Cartaojal en el coche de su padre, con la sonrisa aún en la cara tras el campeonato conseguido la semana anterior en este mismo lugar. Álvaro también llega con su padre, portando sobre el techo del coche un larguísimo tubo cargado de pértigas que hay que descargar y llevar hasta dentro de la pista. «Es complicado transportarlas, el otro día por poco no caben en el avión y me veía tirando para Barcelona con el coche», nos cuenta Francisco, que además de padre es el entrenador de Álvaro. Nos sentamos en la colchoneta en la que el joven amortigua en cada entrenamiento sus aterrizajes desde casi cinco metros de altura. «Este lugar es como mi casa», nos dice ilusionado ante la que va a ser su primera entrevista. Una primera toma de contacto nos basta para darnos cuenta de que estamos ante dos chicos muy jóvenes pero con la cabeza muy bien amueblada. Poco a poco van venciendo a la timidez, fruto en parte de su edad y de la humildad con la que están viviendo todo esto que les está pasando.

¡Campeones de España! ¿Qué se siente?

Laura: Muy contenta, muy satisfecha porque el año pasado tuve una temporada de invierno bastante difícil, me lesioné muchas veces y tuve que renunciar al Campeonato de España. Haberlo conseguido este año y hacerlo en casa, en la pista en la que entreno todos los días, es algo que disfruté mucho.

Álvaro: Yo muy contento, se me saltaron las lágrimas cuando vi lo que había conseguido por todo lo que había trabajado. Y aunque no fue aquí en Antequera, Barcelona es un sitio especial porque fue donde gané mi primer Campeonato de España al aire libre.

¿Sois conscientes de lo que habéis hecho?

Álvaro: Yo veo ganar el Campeonato de España como una motivación más para seguir y no rendirme; no como para decir que tengo la medalla de oro, sino para intentar conservarla en la temporada al aire libre.

Laura: Yo creo que ahora mismo las medallas que se consiguen en categorías menores como son las nuestras no tienen ningún valor en el sentido profesional, por decirlo de algún modo. Son medallas que te van dando un empujoncito para seguir, como un premio, un caramelo a lo largo del camino, pero lo que realmente cuenta es llegar a nivel absoluto.

Foto: Raúl Pérez

Quizá es más valioso para vosotros haber conseguido mejorar vuestras marcas o haber batido el récord de Andalucía, que no se bate todos los días, ¿no?

Laura: A mí, personalmente, me llena mucho más. La medalla es como un plus, pero el mejorar tú y ver que lo has hecho bien después de todo el esfuerzo…

Álvaro: La medalla es más una recompensa, pero con lo que tú disfrutas es mejorando tus marcas y consiguiendo la meta que te propusiste.

Para chicos de vuestra edad, dedicarse al atletismo de una forma semiprofesional debe implicar muchos sacrificios. ¿Cómo son vuestros días?

Álvaro: Levantarme, ir al colegio, volver del colegio y tener que encerrarme a estudiar hasta la hora del entrenamiento. Después llego a casa y me tengo que poner otra vez a estudiar e irme a la cama porque tengo que descansar para el siguiente entrenamiento. Quedar con amigos y tal… es imposible. El atletismo es nuestro amigo y disfrutamos con él, por eso a veces hay que decir que no a salir un viernes o un sábado.

Laura: En mi caso vivo en Cartaojal y cojo el autobús todos los días para ir al instituto. Este año, por suerte, han cambiado los horarios y me levanto a las siete en vez de a las seis y media, que es media hora pero se nota. Después de clase igualmente tengo que coger el autobús para ir a casa, entonces en esa hora tengo que aprovechar para seguir estudiando y, si puedo, incluso hago tarea porque sé que cuando llego a casa tengo el tiempo justo para comer y terminar de estudiar. Luego tengo que volver aquí, al Centro de Atletismo, donde estoy varias horas. Tengo la suerte de que mi familia me apoya, y a lo mejor mi padre cuando sale del trabajo se queda una hora esperando en el coche para que no tenga que volver a coger el autobús. Al final son esfuerzos de todos, no solo nuestro.

¿Cómo empezasteis en el atletismo?

Álvaro: Yo empecé en infantiles. Llegué como todos, corriendo carreras populares, y de repente dije: «me gusta esto». Un día vi a Lysvanys saltando solo en la colchoneta y me acerqué, porque siempre me han llamado más los saltos que correr. Le pregunté si podía practicarlo con él y ahí empecé a saltar. También conocí la pértiga gracias a mi padre, que es juez. Un día vi que estaba arbitrando a Isidro Leiva, el Campeón de España absoluto, y dije: «yo quiero hacer esto».

Laura: Yo empecé en natación, me apuntaron mis padres con cuatro o cinco años porque me daba pánico el agua. Me federé y he estado ocho años compitiendo, pero llegó un punto en el que no me llenaba lo suficiente. Hubo un año que empecé a apuntarme a carreras populares porque me gustaba correr, y casi siempre quedaba en pódium. Probé un poco duatlón y triatlón, llegué a ser Subcampeona de Andalucía, pero no encontraba mi sitio. La gente con la que nadaba me habló de Lysvanys, me decían que había un chico cubano que había sido olímpico y eso me llamó mucho la atención. Decidí probar porque siempre había visto las olimpiadas por la tele, y cuando vine y probé, me encantó.

Foto: Raúl Pérez

Los dos empezásteis corriendo, pero al final probáis todas las disciplinas…

Álvaro: Hasta que encuentras lo tuyo vas probando, e incluso cuando crees que lo has encontrado. Por ejemplo, esta temporada al aire libre mi padre y yo nos hemos propuesto hacer disco, por divertirnos.

Laura: Es muy importante no cerrarte a lo que crees que es lo tuyo. Cuando yo llegué aquí pensaba que solo era correr, y el primer día cuando Lysvanys me enseñó lo que era una valla, salto de altura, una bola de peso, una jabalina, una pértiga… me quedé alucinada. Es muy importante desde pequeñitos saber hacer un poco de todo para que cuando vayas creciendo, bien por tus cualidades o bien por lo que te guste, enfocarte en eso.

Habéis crecido deportivamente aquí, en el CTA. Es una suerte tener unas instalaciones como estas en casa, pero en el momento en el que estáis… ¿se os están quedando cortas?

Álvaro: Lo que se nos quedan cortos son los tiempos para disponer de la pista, porque ahora mismo con las restricciones… Yo no me puedo quejar tanto como Laura, pero es difícil.

Laura: Yo es que tengo más pruebas que entrenar, entonces mi tiempo lo tengo que repartir todavía más. Es difícil tener que adaptarte a tantos clubes, todos tienen el derecho de estar aquí un tiempo. Las instalaciones son muy buenas, y tenemos que dar las gracias por tener unas instalaciones en casa que otros no tienen.

Lo que sí estaréis deseando es que se haga la pista al aire libre, ¿no?

Laura: Sí, yo creo que no solo nosotros sino todo el mundo, porque con esto del COVID muchas veces tenemos que entrenar fuera, en la calle.

¿Cómo se presenta la temporada al aire libre?

Álvaro: Lo primero disfrutar, e intentar conseguir de nuevo el título de Campeón de España. Ya tengo mínima europea y si quedo primero iría directamente al Campeonato de Europa.

Laura: El objetivo principal es seguir disfrutando de cada prueba, del trabajo, del camino, y un objetivo puede ser ir a algunas competiciones internacionales. Si sigo trabajando, los objetivos se conseguirán solos.

¿Soñáis con los Juegos Olímpicos?

Álvaro: Es el sueño de cualquier deportista, y para mí es como la meta final porque creo que tenerla ahí hace que por el camino tengas que ir consiguiendo otras. Si se consigue, bien; y si no, todo lo que llevas por el camino… se queda para ti.

Laura: Es una meta pero muy, muy lejana, que conlleva muchísimos años de entrenamiento. Tienes que ir escalando la montaña peldaño a peldaño. Es un sueño que no me había planteado nunca hasta este año porque, no es que lo vea cerca, pero pienso que con mucho trabajo y mucho esfuerzo se puede conseguir. Hay muchos atletas que van a las olimpiadas, ¿por qué no ser uno de esos?

Sea como sea, estamos muy orgullosos de vosotros porque sois un verdadero ejemplo para los jóvenes de esta ciudad. ¡Enhorabuena, campeones!

Foto: Raúl Pérez
Campeona en casa.

El pasado 7 de marzo, Laura Aguilera lograba la Medalla de Oro en pentatlón en el Campeonato de España Sub-20 en pista cubierta celebrado en Antequera. La atleta de Cartaojal conseguía su mejor marca personal con un total de 3.831 puntos tras las pruebas de 60 metros vallas, salto de altura, lanzamiento de peso, salto de longitud y 800 metros.

 

 

Foto: Raúl Pérez
Récord de Andalucía.

Álvaro Bastida conseguía proclamarse Campeón de España Sub-18 de salto con pértiga el pasado 14 de marzo en el Palau Sant Jordi de Barcelona, con un salto de 4,81 metros con el que establecía un nuevo Récord de Andalucía en su categoría.

El atleta antequerano obtenía, además, la mínima para el Europeo que se celebrará en agosto en Rieti (Italia).