Viajeros

Callejero Histórico de Antequera (II)

Por Paco Peramos.
De naturaleza inquieta, siempre me ha seducido saber la verdad de las cosas. Comunicador por vocación. Vamos a llenar nuestra maleta de sueños y despertar para hacerlos realidad. ¿Te vienes?

En esta ocasión vamos a conocer un poco más a fondo la llamada cuesta de los Rojas y el porqué de su nombre –que no es difícil de adivinar–, además de algunos de los personajes que nacieron y vivieron en la calle antequerana. También nos asomaremos a las dos plazas del Carmen… sí, sí, a las dos. ¡Comencemos pues!

Una aventura en sí misma es sumergirse en legajos, archivos y documentos varios para averiguar el porqué de los nombres con los que denominamos nuestras calles. Todo este arduo trabajo lo tenemos en el Callejero Histórico de Antequera, firmado por el profesor Juan Manuel Moreno García, y el solo hecho de asomarse a sus páginas invita a patear la ciudad.

Partimos en esta ocasión de la plaza de las Descalzas, lugar donde finalizamos la primera entrega de este particular callejero audiovisual de SOMOS Magazine, para ascender por la llamada cuesta de los Rojas, recorrerla realizando algunas paradas enseñando casas con historia y más nombres de personajes que vieron sus luces por primera vez en ellas y sus obras y milagros.

Una vez terminada la ascensión, desembocaremos en uno de los enclaves con más historia de la ciudad. Desde esa “segunda plaza del Carmen”, las huestes del Infante Don Fernando consiguieron sortear las murallas del primer anillo que defendía la medina musulmana. Subiremos al llamado Postigo de la Estrella, desde el cual se divisan unas preciosas vistas del cerro que se corona con una ermita y donde, también según las crónicas, estableció el Infante sus reales.

 

Continuaremos para descubrir la corta y recoleta calle del Carmen, que prácticamente ocupa lo que ocupa el Palacio de los Condes de la Camorra, construcción de la segunda mitad del siglo XVI y que siempre perteneció al linaje Pareja-Obregón, o como antiguamente era definida, “calle que va desde el torreón del asalto a la iglesia convento de los carmelitas”. El profesor Moreno la resume con un escueto pero aclaratorio “calle que abraza lo musulman con lo cristiano”. Una vez recorrida en dirección hacia la iglesia del Carmen, conoceremos las diferentes denominaciones del espacio que se ofrecía delante del mismo.

Visualizado el espacio y contemplado el, quizás, uno de los más bellos ejemplos de la retablística barroca andaluza del siglo XVIII, caminaremos sobre nuestros pasos para descubrir, ya con más detalle, el espacio denominado como segunda plaza del Carmen, donde despediremos el segundo capítulo de la serie para emplazarles a que continúen descubriendo esta espléndida ciudad y que el año que acabamos de comenzar les traiga lo mejor de la vida, y que viajar sea una parte de ella.