Viajeros

Callejero Histórico de Antequera (VII). Plazuela del Señor de la Salud y de las Aguas 

Por Paco Peramos.
De naturaleza inquieta. Comunicador por vocación, me encanta contar lo que descubro y lo que veo. ¿Te vienes?

Vamos a introducir en esta primera parte de la “Plazuela del Señor de la Salud y de las Aguas” del Callejero Histórico del profesor D. Juan Manuel Moreno García, y teniendo en cuenta el enclave investigado, a lo que nos dice el no menos erudito e insigne antequerano José María Fernández en su libro Las iglesias de Antequera. 

Nos dice el profesor Moreno en su callejero: en los siglos XVI y XVII la entrada principal al templo de San Juan se hizo por la calle de los Lorenzos, frente al Hospital y a una fuente de agua. La iglesia de San Juan se terminó en 1584 y la primera Misa se celebró en 1590. En un castillo que sirve de cimiento a la iglesia hay constancia de ello. 

El arrabal de San Juan consta de múltiples plazas y calles que se extendieron desde la Puerta de Málaga al Henchidero y bajando desde el Portichuelo y la Fuente de Martín Antón por la calle Real de San Juan y la calle de los Infantes hasta Palomos y Calvario. Alcanzó altos índices demográficos y fue ocupada por gentes cuyo trabajo dependió del Río de la Villa. 

Hubo primero una iglesia de cortas dimensiones y después, conforme las necesidades apostólicas presionaron, se construyó la nueva. El doctor Alonso García Yegros, antequerano y tesorero de la Santa Iglesia de Baza, así lo hace constar en su obra de la Historia de Antequera, escrita aproximadamente hacia el año 1600. 

La antigua puerta principal de San Juan aparecía en tiempos hundida en el terreno, semienterrada, como aplastada… más como una huella que los arqueólogos deben descubrir que como un logro artístico manierista del que puede gozar el espíritu. 

Hasta aquí la primera parte del capítulo que le vamos a dedicar a este enclave tan antequerano. Tanto lo es que alberga el templo donde se cobija el Patrón de la Ciudad desde 2004, el Santísimo Cristo de la Salud y de las Aguas, y con el cual iremos tanto a descubrir su talla como a mostrarles, en imágenes, lo que se desprende de lo que nos cuenta José María Fernández en su obra Las iglesias de Antequera, en referencia a la iglesia de San Juan Bautista. 

Eso será en la segunda parte, que la complementaremos con el resto del texto que le dedica el profesor Moreno García al lugar objeto del capítulo.