Colectivos

Cuando las tijeras unen

Unidos. Como nunca antes. Para compartir ideas, reivindicar sus necesidades, establecer estrategias comunes… pero, sobre todo, para apoyarse mutuamente. Y es que, pese a que la situación sanitaria y el confinamiento debido a la pandemia ha traído consecuencias muy negativas para todos los sectores en general y el sector de la peluquería y barbería en particular, en Antequera y su comarca está dejando algo bueno, muy bueno, y es la unión de los profesionales que la ejercen.

“Desamparados, muy solos”, así asegura Miguel Ángel González que se sentían durante el confinamiento, una época muy difícil para todos y en la que se encontraron también en el punto de mira por las diferentes informaciones que se publicaban sobre su consideración como ‘servicios esenciales’ con obligatoriedad de abrir -en un primer momento- pero que cambiaba pocas horas después, sumiéndolos en una gran incertidumbre. Por ello, se decidió a unir en un grupo de WhatsApp a compañeros del sector, muchos de los cuáles ni se conocían. Y es que solo las personas que día a día trabajan en lo mismo que tú y se enfrentan a los mismos problemas y dudas, son capaces de entender el desasosiego en el que te encuentras. “Todo esto nos ha servido de terapia. Hemos hecho mucha piña, hay muy buen rollo”, asegura.

Aquello fue creciendo. Tanto que unos meses más tarde esta unión, de la que ya son parte más de 60 profesionales de Antequera y los municipios de la comarca, ha derivado en APBAC, Asociación de Peluquerías y Barberías de Antequera y Comarca, que el pasado mes de julio establecía sus estatutos, que en la actualidad se encuentran en la Junta de Andalucía para su tramitación, y aprobaba la composición de su junta directiva, con 11 personas. Un gran número de profesionales que esperan que se les unan aún más compañeros en las próximas semanas cuando toda la tramitación necesaria para la creación de la asociación esté finalizada.

“Durante nuestra presentación, Tere Ruz nos dio un hilo que teníamos que pasar de unos a otros hasta formar una red, y si alguno suelta, la red se cae”. De esta forma tan gráfica corroboraron cómo la unión entre todos era, más que necesaria, imprescindible. Sobre esta red y la ilusión de sus miembros se han establecido los pilares de esta asociación que llega con muchas y grandes ideas y proyectos, como pueden ser la creación de certámenes de peluquería o cursos de formación, hasta la compra de material en común.

Porque es un sector que también cuenta con muchas especialidades, cada uno aporta unos conocimientos y un servicio diferente, por lo que pueden complementarse perfectamente.

UNA ETAPA ESPECIALMENTE DIFÍCIL

El servicio que prestan las peluquerías y barberías va más allá de la imagen. Venden, sobre todo, sanidad e higiene. “Consideramos que es un sector que no se debería haber cerrado”, señala Miguel Ángel González, ahora presidente de APBAC, que sin embargo reclama  más información y protocolos más claros por parte de las autoridades sanitarias para saber cómo pueden seguir haciendo su trabajo garantizando todas las medidas de seguridad frente al COVID-19. “No nos han dicho lo que tenemos o no tenemos que hacer. Nos han dejado solos. Por ejemplo, no sabemos si podemos hacer barbas o no”, destaca.

De momento, asegura que se están llevando a cabo muchas más medidas sanitarias de las que se están pidiendo por parte de las autoridades. De hecho, se van adaptando y reinventando poco a poco, poniendo en práctica todas aquellas ideas que les surgen y comparten entre todos. “Estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para asegurar que la visita a nuestras peluquerías y barberías es totalmente segura”, añade, afirmando que su objetivo no es otro que el de poder seguir dando el mejor servicio a los clientes y garantizando su salud. A la vez que recuerda que en peluquerías no ha habido ningún tipo de contagio.

Por ello su objetivo es recuperar la confianza de los clientes, que éstos se sientan seguros en sus locales como siempre lo han hecho. Porque, con pandemia o sin ella, su pelo se encuentra en las mejores manos, las de profesionales que velan por ellos.

FRENTE A UN ENEMIGO COMÚN: LA COMPETENCIA DESLEAL

Les unen las ideas, los proyectos y las ganas de dar el mejor servicio, pero también tienen un enemigo común: la competencia desleal. Todas aquellas personas que hacen este trabajo a domicilio o, incluso, en lugares públicos sin estar dados de alta en la actividad profesional y, a veces, sin la titulación necesaria.

Otro de los frentes no es otro que el IVA. Ahora al 21%, desde el colectivo se reclama su bajada hasta el 10% con el fin de ayudar a reactivar su actividad. Así, el próximo 20 de octubre tendrá lugar una manifestación a nivel nacional que se pretende secundar desde nuestros municipios, para lo que buscarán solicitar permiso al Ayuntamiento de Antequera para poder manifestarse en algún espacio.

En esta lucha, la suya, han encontrado también otras muchas manos que les ayudan. Las de sus familias y amigos, que los están apoyando en la creación de la asociación, la de los compañeros de profesión, o las de otras asociaciones que están colaborando con ellos de diversa forma, como la Peña Sevillista de Antequera, que les ha ofrecido su local para que puedan reunirse en el caso de necesitarlo.

Porque la peluquería y barbería va más allá de la imagen, es también salud e higiene. Porque hay peines que despejan dudas y secadores que suenan a nuevos proyectos.  Y porque hay tijeras que más que cortar, unen.

APBAC Asociación de Peluquerías y Barberías de Antequera y Comarca
  • Presidente: Miguel A. González
  • Vicepresidenta: Chari Ruz
  • Secretario: Víctor Roldán
  • Tesorera: María Benítez
  • Vocales: Ezequiel García, Sara Bermúdez, Pepe Mora, Antonio Salazar, Pedro Vergara, Pepe Subires, Milagros Vegas, Verónica Molina, Alba Lara, Diego Montiel y Lorenzo Gil