Tendencias

Días mágicos, palabras mágicas

María Molina
Antequerana desde el 88.
Diseñadora de moda por titulación e inquieta por condición. Me gusta crear, leer, investigar y después venir aquí a contarlo. ¿Un bombardeo sin casco? ¡Me apunto!

Han sido muchos días de incertidumbre, muchas llamadas de teléfono que no traían buenas noticias. Han sido muchos momentos en los que los planes no han salido como pensaba… pero puede que mejor.

Han sido muchos atardeceres mirando al mar al lado de gente con la que no es necesario hablar para comunicarme sin atisbo alguno de error y muchos cambios en un verano que venía para ser el peor, y se va siendo uno de los mejores.

Y es este hecho el que me hace parar y preguntarme: ¿estábamos viviendo la vida por pura inercia? Como dejarse caer por un tobogán, al principio toca subir con mucho esfuerzo, que es la parte menos apetecible pero la más larga y aburrida, y después la parte divertida, dejarse caer libremente y disfrutar… dura un microsegundo y de bruces al suelo de nuevo.

Tenemos asumido que esa es la proporción, pero yo me he dado cuenta de que puedo disfrutar de cada cosa que venga como si estuviese deslizándome continuamente por el tobogán más largo y más divertido del mundo. Puede que también sea el más peligroso pero, ¿quién dijo miedo? Esa es la magia de los puntos de vista, de la forma en que cada cual decide afrontar una situación, porque hay muchos momentos en los que no podemos elegir qué va a pasar, sencillamente no está en nuestras manos, pero SIEMPRE tenemos la capacidad de elegir con qué actitud hacerles frente.

“Porque hoy no has perdido un cliente, SOLO has perdido un cliente. Y mientras fregabas no se ha roto un vaso, SOLO se ha roto un vaso”

Un buen ejemplo de ello es la nueva palabra mágica que descubrí gracias a una de mis escritoras favoritas, y resulta que no es “abracadabra” ni tan siquiera es “por favor” como te decía tu madre de pequeño. Una palabra que lo cambia todo y os recomiendo aplicar en vuestro día a día para girar sobre vuestros propios pies y ver las cosas desde un punto de vista completamente nuevo.

Porque hoy no has perdido un cliente, SOLO has perdido un cliente. Y mientras fregabas no se ha roto un vaso, SOLO se ha roto un vaso. Estas vacaciones no te has pasado y has ganado 5 kilos, SOLO has ganado 5 kilos (ánimo con eso por cierto, os entiendo), y no has llegado tarde a esa reunión, SOLO has llegado tarde.

Es SOLO una palabra, pero nos dice que absolutamente nada está perdido. Y ésta debería a ser la nueva forma de ver y disfrutar la vida que tenemos por delante, porque no hemos perdido nuestra normalidad, SOLO tenemos la oportunidad de construirla de nuevo.

Giremos para ver las cosas desde el otro lado.

Rodeémonos de personas con las que no haga falta hablar para que nos entiendan.

Tirémonos por el tobogán de la vida, sin miedos, disfrutando, y veamos qué pasa. El final de la caída es igual para todos, y SOLO tú puedes hacer que el trayecto sea diferente.