Noticias

El alcalde de Antequera reivindica en el Pleno de la Diputación que los remanentes sean utilizados por los ayuntamientos y no por el Gobierno

El alcalde de Antequera, Manolo Barón, ha reivindicado esta mañana en el Pleno de la Diputación de Málaga que los remanentes positivos de tesorería sean utilizados por los ayuntamientos y no apropiados por el Gobierno central. Barón ha participado en la Tribuna de Alcaldes de la administración provincial, en representación de los 103 ayuntamientos malagueños y de la Entidad Local Autónoma de Bobadilla Estación, para manifestar su disconformidad con el anuncio del Ministerio de Hacienda en cuanto a que los ayuntamientos financien al Estado con el dinero de su superávit.

En su planteamiento, el alcalde de Antequera ha defendido que la propuesta de Hacienda de usar 14.000 millones de euros de los ayuntamientos “parece más un aval en su negociación con Europa que una respuesta a la necesidad de resolver situaciones sobrevenidas por la pandemia de COVID-19 en materia de salud y empleo”. En este sentido, Barón ha puesto en duda la “constitucionalidad” de esta medida basándose en varias de las leyes recogidas en nuestra Carta Magna para determinar que “la pretensión del Ministerio de Hacienda choca frontalmente con la autonomía local y con los recursos para la financiación de los ayuntamientos para hacer frente a sus gastos”.

“El Ministerio de Hacienda no puede pretender aplicar políticas de rescate a los ayuntamientos para evitar posibles políticas de rescate o ajuste que les fueran impuestas desde Europa. Los ayuntamientos no podemos ser los responsables de los incumplimientos y desequilibrios presupuestarios que ha causado el Gobierno de España por mucho que nos duela”, ha afirmado Barón, al tiempo que ha propuesto al Gobierno trabajar para dotar a las entidades locales de un “Fondo de Reconstrucción Social, un Fondo de Transporte Público Municipal y un Rescate Social” que se unirían a los fondos de contingencia que han generado los ayuntamientos solo con recursos propios y con las aportaciones autonómicas en materia de empleo o sanidad.