Nutrición

El Síndrome del Intestino Irritable (SII)

Cristina González es licenciada en Nutrición y Dietética, especializada en nutrición clínica avanzada y alimentación infantil. Con más de 12 años de experiencia ha decidido dar el paso y abrir su propio centro de nutrición en Antequera: GD Salud.

El Síndrome del Intestino Irritable (SII), también llamado colitis mucosa, colon espásico y colon irritable, es según la Fundación Española del Aparato Digestivo un trastorno funcional digestivo que presenta hinchazón, dolor o molestias abdominales y alteraciones en el hábito deposicional que va desde estreñimiento, diarrea o ambos. 

La alimentación de una persona que tiene colon irritable debe ser variada, equilibrada y poco restrictiva. Ahora bien, se deben tener en cuenta que hay ciertos productos que se asocian a más presencia de gases y distensión abdominal, así como a molestias abdominales.  

Alimentos recomendados para el SII 

En la dieta se pueden incluir cereales como el arroz, maíz, el trigo sarraceno, el mijo, la quinoa blanca y la patata, por ejemplo. También el huevo, la carne no procesada y el pescado. Lácteos sin lactosa y quesos curados, también bebidas vegetales, almendras, avena, arroz… mejor enriquecidas en calcio. Y pequeñas guarniciones de determinadas hortalizas como endivias, acelgas, judías verdes, zanahoria, tomate, pimiento y determinadas frutas como el plátano, el melón cantaloupe, los arándanos o la mandarina. Pero las intolerancias individuales a ciertos alimentos marcarán la dieta a seguir y no todas las personas tolerarán igual los mismos alimentos.  

¿Qué alimentos evitar? 

Como para cualquier otra persona que no padezca de síndrome de intestino irritable se recomienda evitar todos aquellos alimentos ultraprocesados (bollería, carnes procesadas, charcutería, galletas, nuggets, snacks…) ricos en azúcar, grasas trans y aditivos que van a dificultar y a empeorar el tránsito intestinal y la salud de la microbiota. 

También se debe limitar la ingesta de fibra y potenciar más la fibra soluble, presente en algunas verduras, hortalizas y frutas que la fibra insoluble presente en cereales integrales, ya que ésta no se puede digerir y podrá dar lugar a las molestias típicas de este síndrome como hinchazón, gases, etc. Por lo tanto, se deben evitar los integrales. 

 

 

Se recomienda evitar por su contribución al aumento de la permeabilidad intestinal, los alimentos ricos en hidratos de carbono (lactosa, fructosa presente en frutas como la pera, manzana, fructanos presentes en el trigo, galactanos presentes en legumbres) que pueden fermentar en el intestino. 

Pero, sin duda, es importante un asesoramiento individual mediante entrevista dietética ya que las intolerancias personales están muy presentes en personas con intestino irritable.

GD SALUD

Centro de educación alimentaria

Calle Merecillas, 27 · Antequera

687 490 237

Visita su Facebook e Instagram