Naturaleza

El Torcal: 90 años como paraje

Este mes de julio se cumplen cuatro años desde que el conjunto de los Dólmenes de Antequera, El Torcal y la Peña de los Enamorados fueron declarados Patrimonio Mundial de la Unesco. Todos ellos están relacionados desde el origen de la humanidad donde la naturaleza contaba mucho más de lo que lo hace ahora. Esa relación que el hombre primitivo creó entre estos monumentos naturales los hace únicos a ojos de los investigadores. A ojos del ciudadano de a pie, su majestuosidad y su singularidad es también algo excepcional.

Recorrer El Torcal es uno de los grandes privilegios que tenemos en la ciudad y que nos conectan con una naturaleza mágica de formas caprichosas que dejaron atrás los sedimentos de un océano milenario. Por cierto, si tenéis suerte y pilláis un día despejado podréis ver hasta el mar desde uno de sus miradores.

90 AÑOS COMO PARAJE

Desde el pasado año el Paraje Natural Torcal de Antequera celebra su 90 aniversario de la declaración como Sitio Natural de Interés Nacional. Por este motivo, desde hace meses la administración autonómica trabaja en una serie de mejoras en el entorno que pasan por la adaptación y el acceso a sus sitios de mayor interés a través de plataformas de madera. Hay que tener en cuenta que más de 200.000 personas pasan al año por este espacio que hay que conservar y también proteger.

RECORRIDO

Sin duda, lo que más llama la atención de El Torcal son sus rocas, en formas, predominantemente circulares que la acción lenta pero continuada de la lluvia, la nieve y el viento han moldeado. Junto a ellas, su fauna y flora. Encinas, quejigos, serbales o arces se entremezclan con plantas adaptadas a vivir en las fisuras de las rocas, que entrevuelan aves como el buitre leonado o el búho real, además de acoger a mamíferos como el zorro y la comadreja.

Para conocer todo esto en un paseo sencillo y apto para todos, la ruta verde es la idónea. Esta ruta parte del centro de visitantes Torcal Alto y sigue a lo largo del Callejón Oscuro o del Callejón del Tabaco. Las rocas son aquí una colección de esculturas naturales, algunas con formas familiares como el Monumento Natural El Tornillo del Torcal, el Sombrerillo, el Cáliz o el Dado. Entre otras muchas que esperan ser definidas por la imaginación y la fantasía de quienes las recorran.

Si quieres hacer un trayecto algo más complicado y que nos adentra en el Torcal Alto, la tuya es la ruta amarilla. Con hasta cuatro paradas de interés en las que encontrarás rocas con nombre propio como el Camello, y fallas impresionantes como Los Arregladeros. Además de puntos como el Hoyo de las Ventanillas. Es fácil encontrar por aquí ejemplares de cabra montés.

Esta ruta tiene hasta 2,7 kilómetros de longitud, una dificultad media y se hace en unas dos horas. Se trata de un sendero que puedes seguir desde la aplicación para dispositivos móviles Camíname, una app que permite acceder a contenidos interpretativos del sendero sin necesidad de cobertura telefónica.

 

ACTIVIDADES

El Torcal, además, cuenta con un amplio abanico de actividades. Especialmente ahora, en el verano, es un lugar ideal para la observación astronómica (en pleno corazón del paraje se encuentra el Observatorio Astronómico del Torcal) o la ruta de los ammonites al atardecer.

Tened en cuenta que aquí la temperatura baja considerablemente, así que si vais a alguna de estas actividades no olvidéis echar algo de más abrigo, además de botas de montaña, mochila cómoda con agua, etc. Os dejamos el enlace a la web donde podéis ver toda la programación ahora que llegan las vacaciones. A la vuelta, escoge una de las muchas ventas que hay por el camino y en las que puedes reponer fuerzas.