Familia

En un mundo de niños hiperregalados…

Cosecha del 84. Hija y madre de familia numerosa. Licenciada en Ciencias Políticas entre papeles de colegio. Trimadre con poco tiempo libre, mucho sueño y ganas de cambiar el mundo.

Tengo una torre de catálogos de juguetes en mi casa que miedo me da… algunos señalados con una cruz más de la mitad de los juguetes para pedírselo todo todo todo a los Reyes Magos… ¡que levante la mano a quien le pase lo mismo!

Por fin llega la temida pero también ilusionada y querida carta a los Reyes Magos y tenemos en nuestras manos la oportunidad de hacer a nuestros hijos reflexionar sobre su comportamiento a lo largo del año, sobre todo lo que tienen y ayudarlos a crecer en valores haciéndoles ver que son unos privilegiados.

Es importante no dejarse llevar por el consumismo imperante en estos días y saber que no por mucho regalar vamos a querer más a nuestros hijos, ni por ello van a ser más felices.

Os dejo aquí lo que se conocer como la Carta de los 5 regalos (sirve para los niños y mayores):

Algo útil, que sirva para cada día, como puede ser algo de ropa que “necesite” y que lo va a usar sí o sí.

→ Regalo con un fin concreto, como por ejemplo que fomente la lectura o el aprendizaje como, un libro, un juego de mesa (que además se juega en familia y sirve para todos), un puzle…

→ Un regalo que le haga muchísima ilusión. El juego o juguete del que no para de hablar, por ejemplo.

→ Un regalo necesario que tengamos que comprar pero que podemos meter en la carta de los Reyes, como por ejemplo algo que necesite para el cole o para aquella actividad extraescolar (el tutú, una equipación de su equipo, una mochila…).

Un regalo no material, como una “experiencia” que está tan de moda: unas entradas para el zoo, un teatro, un parque de atracciones…

RESULTADO. Así, nuestros hijos podrán escribir una carta de Reyes “responsable”, aprendiendo a valorar más aquello de lo que dispone, elegir con mayor criterio. Aprender a diferenciar lo que les gusta y lo que pueden posponer porque es más un capricho. Disfrutan de lo que tienen y se ilusionan esperando lo que han pedido, hacen mayor uso de lo que le traen los Reyes porque realmente era más funcional.

Deseando que hayáis sido muy buenos, espero que las Navidades vengan cargadas de cosas buenas… …y estad atentos: ¡¡¿los Reyes Magos lo ven todo!

Sígueme en lamadremolona.blogspot.com

Y en Facebook, Twitter e Instagram como @lamadremolona