Música

Expresando a través del cuerpo

Bailar es soñar con los pies, que decía Sabina. Un ejercicio que todos hacemos casi instintivamente no solo cuando escuchamos música, sino incluso cuando la imaginamos. De repente, una canción se cuela en nuestra cabeza y, cuando nos queremos dar cuenta,  el ritmo ya se ha expandido por todo el cuerpo y estamos dando pequeños saltitos o meciendo los hombros de un lado a otro. Pensamos que estamos locos, pero no… ¡bailamos porque estamos contentos! ¿O ha sido bailar lo que nos ha puesto contentos? 

Bailar, además de ser divertido, es una de las mejores formas que tenemos para expresarnos. Nos permite escapar y evadirnos, reduce nuestro estrés, nuestra ansiedad, y sobre todo aumenta nuestra autoestima. Es un increíble instrumento para desarrollar nuestra personalidad y para socializarnos, y de eso han sabido darse cuenta en la Escuela Municipal de Música de Antequera (EMMA), donde hace tiempo que incorporaron la danza a su oferta de formación musical. 

Visitamos sus clases para conocerlas de cerca. Allí nos encontramos con Aida Sánchez, profesora de Danza de la escuela. Aida es bailarina en el musical A Chorus Line de Antonio Banderas y en musicales de Disney Channel, además de coreógrafa de la compañía Teatro Lírico Andaluz. «Aquí trabajamos el ritmo, la conciencia corporal y espacial, la educación postural, el trabajo en equipo… pero también alimentamos el alma», nos explica. 

 

Entre sus alumnas y alumnos hay de todo, desde quienes se están iniciando en el ballet clásico hasta las alumnas de baile flamenco, con sus faldas de volantes y sus castañuelas, pasando por la danza moderna y contemporánea,  zumba para mejorar la salud cardiovascular o predanza para los más pequeños de entre 3 y 5 años, que comienzan a conocer la danza de forma lúdica. «Cualquier persona se puede apuntar, tenga el nivel que tenga y tenga la edad que tenga», nos dice la profesora. 

 

MÚSICA Y MOVIMIENTO 

Y si hablamos de edades, tenemos que pasarnos por el aula de Música y Movimiento de la EMMA, dirigida a niños y niñas desde los 3 hasta los 6 años. El objetivo es despertar y desarrollar en ellos las potencialidades musicales jugando a «hacer cosas con el cuerpo». 

«Me gusta que estén en el suelo, cómodos, relajados, explorando instrumentos y aprendiendo a expresarse con los sonidos. Estas clases son una introducción a compartir la música con otros», nos cuenta Roxana Warembat, la profesora, especialista en Musicoterapia y experta en la estimulación de la creatividad en niños. 

A estas edades, los niños se encuentran en el mejor momento para desarrollar el oído y su percepción auditiva. Además, son muchos los estudios que demuestran cómo los niños que aprenden música desde pequeños desarrollan un mayor pensamiento lógico y capacidad matemática, mejoran la disciplina y llevan una vida más rica y activa. 

 

En definitiva, el movimiento como medio de expresión. La música para conocer nuestro cuerpo. El baile para divertirnos, para relacionarnos y para aprender a querernos un poco más. Porque bailar es soñar con los pies, y la música, la mejor terapia.

 

 

Calle Herrezuelos, 1A · Antequera

www.emmantequera.com

info@emmantequera.com

952 70 83 43