Psicología

Ghosting: desaparecer sin avisar 

Rocío Espinosa Antequerana de sentimiento, sampedreña de nacimiento. Psicóloga sanitaria por vocación, me apasiona mi profesión. Soy paciente, sensible, optimista, sociable.

El Ghosting es la práctica de desaparecer de la vida de alguien de una forma repentina, sin previo aviso y de manera unilateral. La persona que lleva a cabo esta conducta pone en marcha el «contacto cero», cortando completamente la comunicación tanto física, telefónica, digital… 

Suele ocurrir en los inicios de las relaciones, ya sean sentimentales, de amistad o cualquier otro tipo. En la actualidad es una práctica bastante habitual y fácil de hacer, está al alcance de un clic el poder bloquear, apagar el móvil, cambiar de compañía, etc. 

Lo que genera tanto desconcierto para el que sufre ésta práctica es el factor sorpresa, sin previo aviso, en un contexto de normalidad donde las cosas parecían ir bien y además nada de lo que está ocurriendo encaja con la relación que has mantenido anteriormente con esa persona. Aquí el verdadero problema es la manera de hacerlo, más que el hecho en sí. 

En la primera fase del duelo, la persona que lo sufre tiende a sentir culpa de lo ocurrido tratando de buscar una respuesta, sin tener en cuenta que este comportamiento dice más del que lo realiza que del que lo padece. 

HIPÓTESIS DE LA PERSONA QUE REALIZA GHOSTING 

Personas muy evitativas. Falta de habilidades sociales para poder comunicarle a otra persona lo que realmente piensa. Para evitar el conflicto, no quieren sentir la reacción de la otra persona en una situación complicada. 

Miedo a que le puedan cuestionar su decisión, no poder gestionarla y llevarla a puerto. 

Falta de interés en la relación.  

Falta de empatía. Una persona que no se pone en el lugar de la otra persona. 

Despacho Clínica Médica 24 horas

Calle Lucena, 11

Antequera

O puedes llamar al

658 225 959