Únicos

Hablamos con Salva Reina

El actor malagueño recoge el Premio Archidona Cinema como ya lo hicieran artistas de la talla de María Barranco o Antonio Dechent

El actor malagueño Salva Reina (Las Palmas de Gran Canaria, 1978) acaba de recoger el Premio Archidona Cinema en la decimosexta edición de la Muestra de Cine Andaluz y Latinoamericano que se celebra en la localidad, un galardón que ya recibieron en su día artistas de la talla de María Barranco, Amparo Muñoz, Kiti Mánver, Antonio Dechent, Juanma Lara o Fiorella Faltoyano. Pocas horas antes de salir para el Auditorio José Luis Miranda, tomamos un café con el protagonista de Malaka, la serie de La 1 que ha revolucionado a la provincia de Málaga.

PREMIO ARCHIDONA CINEMA 2019

“Estoy muy contento por el premio. Siempre piensas que estas cosas son para gente que está ya como muy ensalzada… espero que no piensen en jubilarme, que tengo 41 años nada más”, nos dice el actor, con su habitual sentido del humor.

Pero es que Salva Reina no es solo el Gato de Malaka o el Jozé de Allí Abajo. También es el Fede de SOS Estudiantes o el Chuky, ese personaje con el que ha recorrido los pueblos de España haciendo monólogos.

Porque el éxito no es necesariamente tener repercusión mediática. Para este currante de la escena, el éxito le llegó con 19 años cuando comenzó a trabajar en cosas relacionadas con el mundo del cine y el teatro.

“Ahora se acuerdan más de ti porque esto es como una bola de nieve, que mientras más cosas vas haciendo más se van acercando, pero he tenido la suerte de no parar de currar desde que tenía 19 años en cositas más pequeñitas y ya me sentía que estaba triunfando por poder dedicarme exclusivamente a esto”, nos cuenta.

MALAKA

Ahora protagoniza Malaka, una serie de ocho capítulos en la que se ha metido en la piel de Darío Arjona (El Gato), un policía a medio camino entre el bien y el mal que ha destapado al Salva Reina más dramático.

“Para mí ha sido un reto, aunque ya había hecho otros papeles dramáticos. Al final intento darle el mismo rigor a un papel dramático que a una comedia, porque lo que quieres es hacerlo veraz y contar la historia que quiere el director. Es un personaje con muchas aristas, en el límite del bien y del mal, con un pie en cada línea, queriendo hacer las cosas bien pero llegando tarde… para cualquier actor, un personaje así es maravilloso”, apunta.

La serie, ambientada en Málaga, ha generado algunas críticas por la forma de hablar de sus personajes, con claro acento malagueño, algo que Reina se ha tomado con filosofía. “Eso significa que lo estamos haciendo bien”, dice, mientras da un sorbo al café en uno de los restaurantes más conocidos de Archidona.

Si habláramos como realmente se habla en las realidades que estamos intentando reflejar, sí que no te ibas a enterar de nada. Se ha intentado respetar pero haciéndolo accesible a todo el mundo. Yo me sentaría con las personas que dicen que no se enteran y les diría ‘venga, ¿qué es lo que no entiendes?, que no te creo’. Significa que no quieres entenderlo, todavía hay mucha gente que tiene un prejuicio con el andaluz”, lamenta, sin abandonar la sonrisa que le caracteriza, pero algo más serio de lo que nos tiene acostumbrados.

“Todavía hay mucha gente que tiene un prejuicio con el andaluz. Yo me sentaría con los que dicen que no lo entienden y les diría: no te creo”

“Si hay una serie asturiana quiero que me hablen en bable, y si veo El Marginal, que es una serie carcelaria argentina, quiero que me hablen como se habla en la cárcel en Argentina. Es un valor añadido para la historia. El que critique el andaluz entenderá la ficción de otra manera. Yo prefiero que la cosa sea lo más real posible, y prefiero perderme dos palabras a perderme un contexto real”, añade, mostrando una férrea defensa del andaluz a la vez que una gran pasión por el cine en su forma de hablar.

LA OTRA MÁLAGA

Críticas que se han hecho extensivas a algunos malagueños, que se han quejado de la imagen de Málaga hacia el resto de España. “No estamos haciendo un documental de Málaga –reivindica- esto es una ficción, una historia inventada y ojalá se hicieran más series así en Málaga, y otras de asesinos en serie, y otras de catástrofes naturales… eso no quiere decir que vaya a venir un tsunami a Málaga”.

No creo que nadie deje de ir a Nueva York porque se crean que se van a encontrar a un asesino en serie coleccionando huesos. Al final solo se trata de coger este marco para reflejar otras realidades, unas realidades que desgraciadamente están ahí pero no solo en Málaga, sino en Antequera, en Chipiona y en Toronto. Desgraciadamente en todos los pueblos hay una realidad socioeconómica deprimida que trae repercusiones como el tráfico de drogas… son cosas que habría que eliminar pero que también crean historias interesantes”, explica.

“La cultura es algo necesario para la evolución de una sociedad sana con capacidad de pensamiento, con criterio, con libertad”

En este sentido, el actor aprovecha para reivindicar a Málaga y toda la provincia como un gran estudio cinematográfico, también la comarca de Antequera: “A menos de dos horas tienes de todo. Buenas comunicaciones, aeropuerto, alta velocidad, tienes profesionales de primer nivel detrás de las cámaras, empresas, más horas de sol que en ningún sitio de Europa… cada vez hay más rodajes internacionales aquí, se están dando cuenta de que hay bastante nivel y buenos profesionales”.

AMIGOS EN LA COMARCA

La relación de Salva Reina con la comarca de Antequera no deja de ser especial. Al Premio Archidona Cinema 2019 se unen amigos y compañeros de su etapa en Granada estudiando INEF, y un sinfín de garitos en los que ha hecho reír con el Chuky, el alter ego que inventó para los monólogos hace 17 años.

“Es un personaje que sale ahí y cuenta muchas locuras. Es capaz de decir barbaridades y luego pedir perdón, situaciones muy locas, surrealistas, y una manera de actuar así rozando el clown… fue una cosa que se cruzó en mi camino, no es que sea mi objetivo hacer monólogos, pero llevo mucho tiempo y seguimos trabajando”, explica, reivindicando además la existencia de esas salas en las que proyectar la cultura y el espectáculo.

De hecho, él mismo se lanzó a crear una en Málaga, La Cochera Cabaret, convertida ya en un referente de la escena malagueña. “A veces me preguntan cómo va La Cochera y respondo que está abierta, que no es poco. Esto se hizo por amor al arte en todas sus acepciones, porque si no hubiéramos montado un Mercadona”, bromea.

“Esto se hizo con toda la intención de ampliar espacios para que las compañías teatrales y los grupos musicales tuvieran sitio para exponer su trabajo y crear espectáculos nuevos. La cultura es algo necesario para la evolución de una sociedad sana con capacidad de pensamiento, con criterio, con libertad… y la verdad es que tener la sala te llena de orgullo y de alegría”, cuenta.

FUTURO

Archidona Cinema ha servido también para proyectar su última película, Antes de la Quema, en la que ha trabajado con uno de los directores más importantes del país: Fernando Colomo. “Conocerlo ha sido una de las cosas más chulas. Es un tipo con una energía positiva, con una capacidad de sorprenderse… es espectacular”, cuenta.

La película, que ya estuvo en el cine, se puede ver en Amazon Prime mientras van saliendo a la luz nuevos proyectos como Adiós, de Paco Cabezas, que se estrena este mes de noviembre y en la que Salva Reina tiene un papel “pequeñito”. Pronto lo podremos ver también en La Lista, de Álvaro Díaz Lorenzo y en Hasta que la boda nos separe, de Dani de la Orden. Mientras tanto, Salva Reina va digiriendo el éxito con la misma calma con la que saborea el café: disfrutando del momento, sin prisa, saboreándolo… porque así es la vida.