Hoy comemos con...

Hoy comemos con Antonio Carmona en La Fábrica del Sabor

La Fábrica del Sabor evoca el espíritu que hoy reconoce al Polígono Industrial de Antequera: unión de tradición y modernidad. El área industrial sigue generando miles de empleos y es el pulmón económico de la ciudad. Antonio Carmona ha dedicado más de 20 años a mejorar este espacio y dar voz a los empresarios que trabajan en él a través de la Comunidad de Propietarios. Hoy vuelve a la que sigue siendo su casa para que nosotros podamos empaparnos de la voz de la experiencia.

Lleva toda su vida dedicado al mundo empresarial y trabajando por este colectivo en Antequera desde la Comunidad de Propietarios del Polígono, de la que ha sido presidente 20 años. Y a pesar de todo lo andado Antonio Carmona sigue dedicando su tiempo a “seguir trabajando”. Hablar con él, especialmente para aquellos que, como SOMOS, comienzan un proyecto nuevo, es siempre una lección no solo empresarial sino también de vida.

Quedamos con él en La Fábrica, en el corazón del Polígono Industrial, el que sigue siendo su casa. En La Fábrica se respira también ese espíritu que evoca este pulmón económico de la ciudad. La fórmula de sumar a la experiencia de los años un toque moderno que, en este caso, puede verse en cada uno de los rincones y también platos de La Fábrica del Sabor.

Así ha sido también para el polígono en su tiempo de vida. Carmona no tarda en señalarnos desde donde estamos sentados los comienzos del área industrial. Era por 1973 cuando el ahora alcalde de Málaga -entonces en Diputación- puso la primera piedra del Polígono Industrial. Pero la idea de atraer a grandes marcas no funcionó y pronto se le quedó el mote del “valle de los caídos”. “Los empresarios antequeranos nos interesamos por instalarnos y no nos dejaron. Así que intentamos crear un polígono blanco en la finca El Lavadero de Juan Manuel Blázquez. Esto despertó el interés del ente provincial y nos citaron”, recuerda.

“Los empresarios antequeranos nos interesamos por instalarnos y no nos dejaron»

Y así consiguieron que los antequeranos llegaran a su polígono. Le valieron unos pocos años para que en 1982 comenzaran las obras de urbanización de la zona denominada el subpolígono 10. Ese mismo año se crea la Comunidad de Propietarios que presidió Antonio Villalón, al que ya acompañaba Carmona en su directiva. Desde entonces ha trabajado incansablemente por mejorar un polígono que, como él mismo cuenta, “ha sido modelo en muchas zonas de España”. Si le preguntamos la fórmula de su éxito: “todo con trabajo, trabajo y más trabajo”.

Pensando que debe haber algo más, insisto: ¿Qué momento fue clave para usted empresarialmente? “Pues un día de 1983 tomando café en el Lozano”, me dice sonriendo y continúa. “Allí un señor se acerca y me propone la venta de varios camiones de palés que estaban en la antigua nave de Autoform; cuando la vi, más de 4.000 metros cuadrados, de inmediato comencé la negociación”, explica.

“El polígono de Antequera ha sido modelo en muchas zonas de España”

Y pasados casi dos años de aquel día y muchas negociaciones, Antonio consiguió el espacio que hoy acoge la empresa de su familia con 250 trabajadores. “Llevé a mi padre a la puerta de la empresa, nunca olvidaré su cara”, cuenta.

Su padre es el espejo en el que mirarse. “Se levantaba a las cuatro de la mañana. Él comenzó con una huerta y vendía lo que sacaba en el mercado. Pasado un tiempo, consiguió que vinieran a comprarle de muchos sitios. Él comenzaba a llamarnos a todos los hermanos a las cinco y media de la mañana y a las seis y media decía ‘ya quédate acostao que se te ha ido el día’ así que imagínate”, explica riendo.

En el 92 el polígono de Antequera ya estaba lleno y se preparaba para sus años de esplendor. Crean el primer directorio de empresas, en el 1997 comienza el Certamen Nacional de Pintura, en el 1999 el polígono pasa ya a ser municipal, en el 2008 una rotonda conmemora los 25 años de la comunidad con la instalación de una rueda hidráulica recordando las antiguas fábricas de lana, y se crea en el 2012 el único colectivo que aglutina a empresarios y trabajadores de España con una tarjeta que identifica a sus componentes y de la que se crean más de 60 convenios con empresas. “He dedicado mucho tiempo y eso es lo que más vale, el dinero puede ir o venir pero el tiempo no, así que piensa en qué lo dedicas porque no vuelve”, advierte Carmona.

“He dedicado mucho tiempo y eso es lo que más vale, el dinero puede ir o venir pero el tiempo no, así que piensa en qué lo dedicas porque no vuelve”

Tiempo que sigue dedicando al trabajo porque, a pesar de que ya dejó la presidencia de la comunidad, “necesito estar ocupado”. Así ha sido toda su vida. “Trabajo y nada más, no te piden un título para ser empresario, yo solo tengo el bachiller que me saqué nocturno, por cierto, con Cristóbal Toral como compañero”, recuerda.

Antonio siempre ha sido un visionario y ha ido más allá. Creó el primer parking turístico de España o el Mirador de Antequera en Parking Centro. Carmona fue el primero en dar a los Dólmenes un mayor sentido poniéndolos en el logo de la comunidad, e incluso planteó una especie de BlaBlaCar entre trabajadores del polígono que vayan cada día desde Antequera. “Así se reduciría el tráfico”, asegura. “Lo de las cámaras de vigilancia, que es muy necesario, parece que se podrá conseguir después de muchos años o el proyecto de una guardería para los hijos de los trabajadores del polígono”, enumera así una lista de proyectos que le han quedado por hacer y que ha dejado a la nueva directiva que preside Manuel Pedrosa.

El polígono crea hoy en día unos 5.000 empleos directos o indirectos. Mucho ha cambiado de aquellas primeras parcelas de olivos que Antonio vio urbanizar y crecer poco a poco. Lo que está por venir lo tiene claro: “Tenemos una situación inmejorable y el futuro viene de la mano del crecimiento, del espíritu de saber mejorar pequeñas cosas cada día, y de proyectos como el Puerto Seco que vuelvan a darle a esta tierra el valor que siempre ha tenido y que fue elegida por las primeras civilizaciones”, apunta Carmona, que reconoce que para eso es necesario el apoyo mutuo de la comunidad y las administraciones.

 

¿DÓNDE ESTÁ? Pol. Ind. Antequera, Avenida Principal, 11.  Teléfono 952 84 65 48
RESERVAS. Por teléfono o en su web. info@lafabricadelsabor.es
REDES SOCIALES. Búscalos en las principales redes. 

www.lafabricadelsabor.es