Hoy comemos con...

Hoy comemos con… Belén Jiménez en Mesón Coso Viejo

En marzo de 2019 la hasta entonces teniente de alcalde de Turismo, Comercio y Promoción para el Empleo del Ayuntamiento de Antequera, Belén Jiménez Martínez, anunciaba su renuncia a su acta de concejal para asumir la gerencia del Área Sanitaria Norte de Málaga. Tan solo un año después llegaba una pandemia que sacudía nuestra forma de vivir y ver el mundo. Hoy comemos con Belén Jiménez en una de las terrazas más céntricas y con más encanto de la ciudad, la del Mesón Coso Viejo, para hablar de salud, gestión, vacunas y futuro. 

Belén Jiménez nunca hubiese pensado dedicarse a la política. Sin embargo, hace una década y tras muchos años dedicada a su empresa de análisis agroalimentario, esta licenciada en Farmacia y Ciencia y Tecnología de los Alimentos daba el salto al servicio público como teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Antequera. En marzo de 2019 dejaba su acta de concejal para asumir la gerencia dirección del Área Sanitaria Norte de Málaga. De los dos años que lleva en el puesto, la mitad de este tiempo ha sido inmersa en la pandemia mundial que nos continúa azotando y que ha cambiado nuestro día a día.  

Teníamos muchas ganas de sentarnos con Belén Jiménez, así que lo hacemos en uno de los espacios más especiales de la ciudad: la plaza del Coso Viejo. Concretamente en la terraza del Mesón Coso Viejo. Nos sirven las bebidas y comenzamos a hablar, que tenemos mucho de lo que hacerlo. 

“¿Cómo han sido estos dos años al frente del Área Sanitaria?”, comenzamos. “Resumir dos años es muy difícil. Conociendo el territorio durante el primer año, llegó la pandemia y, desde entonces, lo ha llenado todo”. Así es su trabajo, literalmente, de lunes a domingo. Una situación cargada de incertidumbre que llegó y le quitó el sueño –“yo, que he dormido siempre muy bien”– porque de las decisiones del día a día que tomase junto a su equipo directivo dependía la respuesta que se daba a los ciudadanos. “No puedo decir lo que hacía cada minuto, pero la cabeza no paraba ni un segundo, era una locomotora”, recuerda. 

Así ha sido para todos los profesionales que desarrollan su labor en el ámbito sanitario y, cómo no, también para las personas encargadas de gestionarlo. “Nadie habla de los gestores, pero sin el gestor la organización no está. Al final, los profesionales son los que están en el campo de batalla, pero siempre hay alguien que tiene que organizar la estrategia”. Y a ella le tocó ser este capitán. Uno que no para de alabar el trabajo que hacen todos los profesionales del área “sin los que sería imposible”, y el que realiza el equipo directivo, “el mejor que un gerente puede tener, lo tengo muy claro”. 

Continuamos hablando de la gestión del Área Sanitaria cuando llega hasta la mesa una estupenda ensaladilla rusa de ajo negro y langostinos que nos pide con urgencia que la probemos.  

“Delegando y contando con los mejores profesionales, es muy fácil”, asegura. Y es que esa es la única forma de gestionar un área sanitaria que aglutina a 19 municipios y una treintena de edificios que funcionan como centros sanitarios. “El hospital en sí es una pequeña ciudad, pero yo digo que es una gran familia. Para mi, lo que diferencia este hospital comarcal de otros es la accesibilidad entre nosotros. Yo conozco prácticamente a todos los trabajadores del área”. A eso se suma el conocimiento que ya tenía tanto de los municipios como de las personas que los gestionan, a lo que hay que añadir el trabajo de visita a todos los puntos del área que realiza para conocer mejor las necesidades o preocupaciones de cada una de ellas. 

El trabajo llevado a cabo por todos los profesionales del Hospital de Antequera les valió el reconocimiento con la Medalla de Oro de la Ciudad, y el suyo en particular el premio Reconocidas 2021 que otorga la Diputación provincial, concretamente en la categoría de profesiones masculinizadas. “Es el primer premio que me dan a mí con nombres y apellidos”, dice, mostrándose orgullosa de que sea también un premio a la mujer “porque toda la vida he vivido con mucho orgullo ser mujer y mujer empresaria”. Además, suponía una forma de reconocer el trabajo de la gestión, tarea muy denostada, criticada y devaluada en muchas ocasiones.  

Durante su recogida, su emoción tras un año complicado nos removió también a todos. “Es muy triste, hemos pasado muy malos momentos –también muy buenos y de mucha satisfacción– pero se pasa mal cuando de ti dependen muchas cosas”, recuerda. “En este caso, la vida y la muerte no depende de uno. Afortunadamente, en nuestro caso no ha sido por falta de medios, ni respiradores, ni nada, pero ahí llevas el peso. La mochila es tuya. Eso sí, creo que no hay nada que por nuestra culpa o por nuestras faltas no se haya dejado de hacer, y esa tranquilidad también la tengo”. 

Un peso que ha llevado, le decimos, “bastante entera”. “En el fondo, yo era un líder, la gente me estaba mirando”, situación que también han vivido los directores de los centros de salud o los jefes de servicio, “que se han agrandado”.  

Con el nudo aún en la garganta por los recuerdos del último año, continuamos con algo aún más personal, la figura de su padre, José María Jiménez Nieto, y el reconocimiento que el Partido Popular va a poner en marcha a la Solidaridad y que llevará su nombre. “Estoy muy orgullosa, no solo por la continuidad del nombre, sino por lo que hay detrás, que se perpetúe su espíritu”. 

Y cuando nos llega hasta la mesa un sorprendente plato de croquetas de gambas y kimchi, saltamos del pasado al futuro. “¿La vacunación es el principio del fin?”, preguntamos. “Yo empecé a ver el fin en cuanto tuve la seguridad de que empezaban a llegar las vacunas. Lo que no sabemos es cuánto se va a dilatar en el tiempo porque no sabemos lo que vamos a tardar en vacunar a todo el mundo y tampoco tenemos la certeza de si todas las vacunas van a necesitar revacunación». «Lo he dicho muchas veces, si vienen los camiones de vacunas, en un mes o dos meses tenemos a la población vacunada», asegura convencida.  

«Nos va a costar retomar la vida como la conocemos, pero en cuanto haya vacunas para todos, va a haber otro horizonte». ¿Y este horizonte está…? «Me voy a arriesgar, el horizonte lo pongo después del verano». Y con esa esperanza continuamos hablando con ella y el gerente de Rivadis, Ricardo Vallespín. Un pequeño respiro para disfrutar en buena compañía y la mejor gastronomía. 

 

Interior o terraza. Si a la calidad del Grupo Casa Diego le unes unas instalaciones magníficas en interior, como las del Mesón Coso Viejo, y una terraza que invita a disfrutar, la apuesta solo puede ser ganadora. Sobre todo teniendo en cuenta la calidad de su cocina y de la atención al cliente, mimando cada detalle. 

ENSALADILLA RUSA DE AJO NEGRO Y LANGOSTINOS, Y CROQUETAS DE GAMBAS Y KIMCHI 

Probamos una singular ensaladilla rusa con ajo negro y nos dejamos sorprender por el sabor de las croquetas de gambas y kimchi. 

A destacar: su terraza situada en una de las plazas más centricas y bonitas de Antequera, la del Coso Viejo. 

 


Calle Encarnación, 5 · Antequera

mesoncasadiego@gmail.com

952 70 64 80


Calle Extremadura Nave B7- PEAN Antequera

952 73 90 38

info@rivadis.es