Hoy comemos con...

Hoy comemos con… José Manuel Torres en Mesón Casa Diego

Si preguntamos en Antequera por José Manuel Torres, todo el mundo señalará su clínica dental de calle La Tercia. Sin embargo, lo que pocas personas conocen es que además de dentista, José Manuel tiene una misteriosa pasión oculta: Egipto. Nos citamos con él en uno de los grandes referentes gastronómicos del centro de Antequera, Mesón Casa Diego, en calle Merecillas, para comer y charlar sobre pirámides, jeroglíficos, dinastías, sus 42 visitas a El Cairo o la Asociación Andaluza de Egiptología, de la que es fundador y vicepresidente.

José Manuel llega a Mesón Casa Diego directamente desde la clínica después de estar toda la mañana pensando en empastes, caries o endodoncias. –“¿De qué vamos a hablar?”, me pregunta. –“De Egipto”, le contesto. En ese momento noto que se relaja. El estrés de la mañana queda en un segundo plano y, casi antes de sentarnos, ya está hablando de Egiptología. Nos acompaña en un segundo plano Ricardo Vallespín, gerente de Rivadis y nuestro último protagonista de Hoy comemos con. Desde este mes, la empresa de higiene profesional patrocinará esta sección y ha elegido Mesón Casa Diego para darnos un buen homenaje a la brasa.

“La pasión por Egipto me viene de la infancia, había una colección que se llamaba Maravillas del Mundo y nada más ver las pirámides dije: ahí voy a ir yo. Y ya van 42 veces”, nos cuenta José Manuel. La primera vez fue hace veinte años; la última, en agosto del año pasado. ¿Y la próxima? “Cuando todo esto pase quiero visitar bien Saqqara para ver la pirámide escalonada, que la abrieron en septiembre después de más de 30 años cerrada”, dice. Aunque parezca mentira, aún le quedan rincones por descubrir.

Hoy hemos disfrutado de tres platos que nos han sorprendido: carrillada retinta con foie al estilo Casa Diego, calamar XXL a la brasa y secreto a la brasa.

Con unas cañas y la rica carrillada retinta con foie de Casa Diego hablamos de aquel primer viaje. “Tengo buenos y malos recuerdos porque te equivocas mucho. Ahora optimizo más los viajes, veo cosas nuevas… Cuando alguien va a Egipto por primera vez ve muchas cosas pero en su cabeza no es capaz de organizarlo. Sabes que has estado en el templo de Lúxor, en la tumba de Tutankamón, pero no tienes ni idea de qué va antes o después, por qué los templos ahora no están pegados, ahora sí… por eso siempre que llevo a gente intento explicárselo. Empiezo por la parte de El Cairo y después vamos yendo hacia el sur, y ya vas viendo el Valle de los Reyes y tal. Los llevo primero a una tumba normal, una mastaba que se llama, después vamos a Saqqara a ver la pirámide escalonada, de ahí a Meidum que es la evolución de eso, de ahí a Dahshur, luego a Saqqara otra vez… y ahí ya comprendes la evolución. Y ahora llegas a Keops, a Kefrén…”, relata. Estos viajes han sido una constante en su vida desde que fundara en 2001, junto a otros apasionados de Egipto, la Asociación Andaluza de Egiptología (ASADE), de la que es vicepresidente. “Somos más de mil porque es una asociación a nivel mundial, con muchos socios de países de habla hispana”, cuenta.

Cuando hablamos de Egiptología nos referimos al estudio científico de la historia de Egipto, su cultura, lengua, tradiciones e instituciones, tradicionalmente de la civilización del Antiguo Egipto. Dentro de esos estudios, no hace falta explicar que José Manuel es experto en pirámides. “Es imposible abarcarlo todo. Son treinta dinastías, divididas en varios imperios”, nos dice. “Juan de la Torre, el presidente de la asociación, estudia los jeroglíficos, por ejemplo. A mí lo que me gusta es el Imperio Antiguo, que es la época de las pirámides. El tema arquitectónico, porque lo otro lleva una implicación importante de tema religioso, costumbrista… y eso ya no me gusta tanto”, explica.

El olor a calamar a la brasa nos despista justo en el momento en que nos hemos metido de lleno entre lo divino y lo humano. Buen momento para hincarle el diente. “No podemos obviar el carácter religioso de las pirámides” –le digo. Son monumentos funerarios, es como si obviáramos la orientación de los Dólmenes, no serían Patrimonio de la Humanidad. “El dolmen de Menga es casi coetáneo de la Gran Pirámide, y fíjate las diferencias, aunque tienen técnicas constructivas similares. Es curiosa la diferencia entre la sociedad que existía en Egipto y la que existía aquí hace 4.500 años, pero todo está relacionado con el culto al sol”, dice. “Las pirámides, como son tumbas, están orientadas hacia el oeste, donde muere el sol. En la ribera del Nilo siempre están en la parte oeste, y en la parte este los templos, la vida. Cuando ves una cámara funeraria igual, la cabeza mira el este, al sol, al nacimiento, y los pies hacia el oeste. Los dólmenes también apuntan al sol, menos Menga, porque probablemente sea un templo. Dos civilizaciones tan diferentes y centradas en lo mismo”, indica.

Sin embargo, Egipto encierra muchos más misterios y maldiciones. “Es curioso porque casi todo el que se acerca a Egipto lo hace por la parte esotérica, por los misterios. Pero cuando llegas allí y empiezas a estudiar te das cuenta de que eso no existe, todo tiene su base científica. Para mí el único misterio es cómo se pudieron organizar tan bien, porque piensa que hubo unas 25.000 personas a la vez en la construcción de las pirámides, hace 4.500 años. Pon tú ahora a funcionar a 25.000 personas. ¡Eso tiene mérito!”, exclama.

La curiosidad me lleva a preguntarle cuáles son sus sitios favoritos de Egipto después de tanto estudio y tantos viajes: “Guiza me gusta mucho pero hay una parte muy poco conocida que es Dahshur, unas pirámides que son del padre de Keops. Hay dos pirámides que son enormes, casi tanto como la Gran Pirámide, pero en una zona absolutamente virgen. Guiza te decepciona un poco cuando vas porque El Cairo llega hasta los mismos pies de la meseta, incluso hay un campo de golf. Sin embargo, Dahshur sí que está en mitad del desierto, no hay nadie. Y un poco más al sur está Meidum, y ahí sí que no va nadie. Y todavía más al sur, en El Fayum, allí sí que no va nadie. Yo sigo descubriendo cosas cada vez que voy. El viaje que hice el año pasado fue el más completo de todos los que he hecho, y el siguiente que haga será más completo que el anterior”.

La llegada del secreto a la brasa interrumpe la conversación. Dejamos por un momento la ribera del Nilo para adentrarnos en la Ribera del Duero, que esa carne hay que acompañarla. Y seguimos. Hasta que el cuerpo aguante… o hasta las seis de la tarde, que hay toque de queda. ¡Ay, el toque de queda! Pues ya que estamos, apuramos. ¡Brindemos por la hostelería y por el próximo viaje a Egipto!

 

CARRILLADA RETINTA CON FOIE, CALAMAR Y SECRETO A LA BRASA

Mesón Casa Diego es un excelente y céntrico restaurante de Antequera especializado en carnes y pescados a la brasa, con gran variedad de tapas y  un completo menú diario.

Hoy hemos disfrutado de tres platos que nos han sorprendido: carrillada retinta con foie al estilo Casa Diego, calamar XXL a la brasa y secreto a la brasa.

A destacar: el buen servicio de sus camareros y su estupenda carta de vinos.

¡Un lugar para volver y volver!


Calle Merecillas, 14 (Antequera)

952 84 37 07

mesoncasadiego@gmail.com

 

 

 

 

Calle Extremadura Nave B7- PEAN Antequera

952 73 90 38

info@rivadis.es