Hoy comemos con...

Hoy comemos con… Lola Lara en Mesón Coso Viejo

Abrir un restaurante en plena pandemia ya es una heroicidad, pero… ¿abrir dos? Podemos decir que están locos, pero el Grupo Casa Diego acaba de abrir un nuevo restaurante en pleno centro de Antequera: Mesón Coso Viejo, el segundo en el último año y el quinto desde 2014, cuando esta familia dedicada a la construcción se embarcó en el mundo de la hostelería mitad por accidente, mitad por nostalgia. Hoy comemos con Lola Lara, directora administrativa del Grupo Casa Diego que, junto a su hermano Cristóbal, lideran a un equipo que no tiene miedo a nada. 

El pasado 17 de marzo abría sus puertas Mesón Coso Viejo, una nueva apuesta del Grupo Casa Diego en el emblemático local de Las Hazuelas, en pleno centro de Antequera. Se trata del quinto restaurante del grupo, el segundo que han abierto durante este último año pese a la crisis del COVID-19, toda una proeza en los tiempos que corren. Nos citamos allí con Lola Lara, directora administrativa del grupo, y con Ricardo Vallespín, gerente de Rivadis Higiene Profesional, empresa patrocinadora de esta sección, para charlar sobre cómo una empresa constructora ha pasado a convertirse, en apenas siete años, en uno de los grupos hosteleros más importantes de la ciudad. 

Pedimos unas cervezas y vamos directos al grano: ¿Cómo se os ocurre abrir un restaurante con la que está cayendo? «Ha sido una sorpresa para todos, porque habíamos dicho que el último iba a ser el Restaurante La Nave, que se abrió en julio en el PEAN. Ahí ya nos dijeron que estábamos locos, pero aquello estaba listo para abrir justo antes del confinamiento y en cuanto nos dejaron… no había vuelta atrás. Por suerte ha tenido mucha aceptación y en cuanto nos surgió la oportunidad de coger lo que era Las Hazuelas… la verdad es que no era para pensárselo», nos cuenta Lola. «Este es uno de los sitios más emblemáticos de Antequera, con una de las mejores terrazas, con el Museo al lado, la Oficina de Turismo… es un sitio estratégico», explica. 

Como hoy comemos con la anfitriona, nos ponemos en sus manos a la hora de elegir. «Probad nuestra tapa de la Ruta Gastroturística, que está buenísima», nos dice. Dicho y hecho: una farsa de ibéricos con sardina y foie que realmente nos sorprende. «Este tipo de iniciativas siempre son positivas, porque los hosteleros tenemos que ir todos de la mano. A Antequera la enriquece su oferta gastronómica, que cada uno tenga algo en lo que es el mejor. Además, la rivalidad sana enriquece muchísimo, en todos los sectores», nos cuenta. Y se le nota, por el cariño con el que habla de los hermanos Vidal Calatayud –gerentes del hotel que tienen justo al lado en el Coso Viejo– o de la Familia Querqus, anteriores gerentes del local que acaban de inaugurar. «Nos han dado todas las facilidades», dice. 

Precísamente ese cariño por la hostelería antequerana fue el que les hizo dar el paso allá por 2014, cuando Diego, el propietario de Casa Diego en calle Merecillas, decidió jubilarse y cerrar su bar. «Diego era nuestro vecino, éramos sus clientes y desde nuestra oficina se veía su local. A mi hermano Cristóbal le gustaba mucho ir allí, y le daba mucha pena que fuese a cerrar. Aunque nos dedicábamos a la construcción, él decidió que iba a intentar sacar adelante ese negocio», cuenta. Abría entonces Mesón Casa Diego, manteniendo el nombre de su anterior propietario, con una imagen renovada y un equipo dispuesto a sacarlo adelante. «Delegamos en un equipo de profesionales que le dio popularidad, incluimos la brasa y aquello se convirtió en nuestra seña de identidad», recuerda Lola. 

Hablando de brasa, acaba de llegar a la mesa un secreto de esos que entran por los ojos. Vamos pinchando y seguimos recordando: «El segundo local también fue por accidente; un familiar tenía Cervecería La Quinta y, por problemas de salud, no podía seguir. Decidimos cogerlo y lo llamamos Cervecería Casa Diego para que nos identificaran. ¡Y funcionó!», nos cuenta. Poco tiempo después les llegó la oportunidad de abrir El Mercado, un restaurante más céntrico y con un componente que no tenían: la terraza. «Viendo que nos iba bien, ¿por qué no? Hay mucha gente deseando trabajar. Nuestra filosofía es arriesgarnos; si no funciona, cerramos. Pero lo intentamos. Y fíjate, acabamos de renovar por tres años más en El Mercado», nos adelanta.  

En muy poco tiempo, pasaron de tener una empresa de construcción y otra de alquiler de maquinaria, a gestionar tres negocios de hostelería, que ya se han convertido en cinco. «El secreto es tener un buen equipo y saber delegar. Mi hermano es el gerente, yo llevo todo el tema administrativo, y en la oficina están Sandra, Pilar y David. Tenemos mucho trabajo, contamos con más de 60 trabajadores solo en hostelería y seguimos contratando gente. Por desgracia hay mucha gente parada que necesita trabajar, así que poder generar empleo y más en esta situación es algo que nos da mucha satisfacción«, apunta. 

«Tenemos un gran equipo de profesionales de la hostelería», añade al tiempo que nos sirven su famoso tataki de atún rojo con majado de pistachos. «Intentamos traer platos nuevos, ver la aceptación que tienen, renovar la carta, pero hay platos fijos que son ya muy característicos del Grupo Casa Diego», nos dice. «Además cada restaurante tiene sus particularidades, porque cada cocinero intenta llevarlo a su terreno. Hay una pequeña rivalidad sana entre ellos, y eso es muy bueno. Tienen plena libertad e intentamos darles todo lo que nos piden», explica sobre su forma de gestionar cada local. 

Con este último, Mesón Coso Viejo, lo tienen claro: es una apuesta de futuro. «Es un momento muy complicado porque ahora mismo cuesta mucho sacar un negocio de hostelería adelante, con todas las restricciones. Vamos saliendo adelante, pero sabemos que en el futuro esta plaza va a estar a tope, el hotel lleno… este local lo tiene todo», afirma, destacando además la buena convivencia con los locales cercanos. «A nosotros nos ayudan las terrazas de al lado, y nosotros les ayudamos a ellos. Tenemos que ir de la mano», insiste. 

¿Y el sexto restaurante para cuándo? Le preguntamos medio en serio, medio en broma. Después de todo lo que les ha ocurrido en los últimos años, Lola lo tiene claro: «Yo pienso que no va a haber sexto, pero visto lo visto nunca puedes decir que es el último. Esto es como cuando estás tomando algo, nunca hay que decir la última, sino la penúltima. Nunca se sabe», sonríe. Así que le hacemos caso, pedimos la penúltima y seguimos disfrutando de su exquisita cocina y la inmejorable compañía, ahora que las restricciones nos permiten relajarnos en la sobremesa. Pequeños placeres en los tiempos que corren. 

Un local emblemático en pleno centro de Antequera. Mesón Coso Viejo se encuentra, como su propio nombre indica, en el Coso Viejo. En una de las plazas más concurridas de la ciudad, un lugar estratégico de cara al turismo y de cara, también, a los antequeranos, pues cuenta con el sello del Grupo Casa Diego. 

TAPA ‘FARSA DE IBÉRICOS CON SARDINA Y FOIE’, SECRETO IBÉRICO A LA BRASA Y TATAKI DE ATÚN ROJO CON MAJADO DE PISTACHOS 

A destacar: la amplitud del local, su localización y su amplia terraza en una de las plazas más concurridas de Antequera. 

 


Calle Encarnación, 5 · Antequera

mesoncasadiego@gmail.com

952 70 64 80


Calle Extremadura Nave B7- PEAN Antequera

952 73 90 38

info@rivadis.es