Hoy comemos con...

Hoy comemos con… Pepi Sánchez en Mesón Casa Diego

Una campeona con mayúsculas, en las pistas y en la vida diaria. Quedamos a comer en el centro de Antequera, el Mesón Casa Diego, con Pepi Sánchez Quintana. Una mujer que comenzó a hacer deporte hace solo unos años y que ha conseguido varias medallas y batir récords, cinco de ellos en atletismo y en tan solo tres meses. Perseverancia, amor propio y entrenamiento es la receta de esta antequerana que demuestra que la edad es solo un número. 

Lleva en el atletismo solo un año y medio, pero ya está acostumbrada a batir récords. Tanto es así que en tres meses ha batido hasta cinco en las distancias de 400 y 800 metros, en las que se ha proclamado campeona de España en la categoría Máster M70. Nos sentamos en el acogedor patio interior del Mesón Casa Diego, en pleno centro de Antequera, con una de sus vecinas de calle Merecillas, Pepi Sánchez Quintana. 

“Yo no sé cómo corro, sé que corro”, nos dice sonriendo. Y no es para menos que lo haga, a sus 71 años ha batido los récords de España en estas dos distancias y sigue superándose a sí misma. Lo hace gracias a su entrenamiento diario y una gran dosis de perseverancia y amor propio. “A mí me viene muy bien que alguien se me ponga delante y vea que la puedo coger, ahí es donde hago los récords”. Estaría muy bien que se encontrara en esta situación en el Campeonato de España de Pista Cubierta que se celebrará en Ourense a finales de noviembre, donde espera batir el que le queda de 800 metros en pista cubierta.  

Pepi es de estas personas a las que coges cariño nada más conocer, con un cuerpo menudo y una sonrisa enorme, por lo que no es de extrañar que sus compañeras de La Peña Trail se lo tengan. Llegó a este club a finales de enero de 2020 en su primer acercamiento al atletismo y en marzo ya había conseguido los campeonatos de Andalucía y España de Pista Cubierta. “Malu Baena me hizo una prueba y vio que tenía aptitudes, y comenzó a guiarme en los entrenamientos”, comenta mientras tomamos algo y esperamos nuestro bacalao mozárabe junto a Ricardo Vallespín, gerente de Rivadis. Poco después llegaría la pandemia y los confinamientos, época en la que ella aprovechaba la terraza de casa para hacer algo de ejercicio.  

“Malu me envía los entrenamientos semanales todos los meses, pero aunque haya días libres, yo corro casi todos los días. No es lo mismo una persona más joven que alguien de mi edad”. Lo hace temprano, en la zona del recinto ferial o las instalaciones del CTA, y lo complementa con trabajo en el gimnasio. Está aprendiendo y superándose día a día, y es una alumna aventajada. Al atletismo llegó desde el ciclismo y la carrera de larga distancia, a los que también se acercó a una edad más avanzada.  

Estamos todavía saboreando el primer plato cuando nos sirven una presa ibérica a la brasa con foie que nos invita a seguir disfrutando de la comida y la conversación. Aprendió a montar en bicicleta a los 58 años motivada por sus compañeras del Gimnasio TAMA “y me estrellé contra todo lo que pude”, recuerda. Como también rememora los viajes por Europa que ha hecho con sus compañeras y que le ha permitido conocer muchos países en bicicleta, o aquel viaje a París tan solo tres meses después de empezar a montar en ella: “me dieron un silbato por si me perdía, pero cómo lo iba a usar si no me soltaba de manos”. O cuando recorrió en esos primeros meses la Vía Verde de Lucena, de más de 100 kilómetros, “me decían que me parase pero yo seguí, y llegué tarde, pero llegué”, dice orgullosa. 

Una mujer que nunca se ha retirado de una prueba y que confía en ella misma para hacer todo lo que se propone. “He tenido mucha constancia y amor propio, el deporte requiere mucha disciplina para levantarte todas las mañanas e irte a entrenar, porque hay días que apetece y días que no”. 

Estaba próxima a la jubilación cuando comenzó también a salir a andar y a correr, en este caso largas distancias, participando en carreras como la Media Maratón ‘Ciudad de Antequera’ o el Desafío Sur de El Torcal.  

“¿Y qué crees que hubiese pasado si llegas a acercarte al deporte más joven”, le preguntamos mientras vemos que nos han servido la famosa carrillada ‘Casa Diego’ que se mete por los ojos. “A lo mejor hubiese estado lesionada”, nos comenta. “Creo que todo esto me ha llegado en el momento que me tenía que llegar”, asegura, ya jubilada tras haber pasado 25 años trabajando en la conocida empresa Ríos Quintana.  

Gracias al deporte ha hecho también grandes amigos. Como el grupo de mujeres con las que hace un viaje anual para recorrer en bicicleta diversas zonas de Europa, o los que se cruza en los campeonatos de atletismo que disputa. Tanto es así, que el último campeonato lo corrió con unas zapatillas prestadas de otra atleta (no sabía que habían cambiado la normativa y las que llevaba no estaban permitidas) y, aunque le estaban pequeñas, ganó. La mayoría de estas personas llevan mucho tiempo en el atletismo, ella es la menos veterana en la disciplina, pero eso no le impide competir al máximo nivel y llegar la primera.  

En su familia, sus hijos y nietos, tiene un gran apoyo. La acompañan a las competiciones y la siguen a través de aplicaciones móviles.  

Ligada desde siempre a la vida social y cultural de Antequera, sobre todo desde su vuelta a la ciudad desde Córdoba, adonde se fue a vivir con su marido cuando se casó, Pepi es una mujer muy querida y admirada. Tanto es así que el suyo es uno de los nombres propuestos para formar parte del parque que se dedicará a la mujer antequerana en la zona de Parque Verónica 

Y con ella seguimos sorprendiéndonos, aprendiendo y charlando mientras nos tomamos un café. Que nos está dejando con la boca abierta y queremos saber más

Calidad. El Mesón Casa Diego es un lugar en el que disfrutar de una cuidada gastronomía en el centro de Antequera y con el mejor servicio. Además de su espacio interior, cuenta con un gran patio techado que invita a disfrutar de su comida y alargar las sobremesas. 

 

BACALAO MOZÁRABE, PRESA IBÉRICA A LA BRASA CON FOIE Y CARRILLADA ‘CASA DIEGO’ 

Tres platos que bien merecen un homenaje. Un bacalao en su punto, una presa con un sabor espectacular y una carrillada con la mejor textura para pasar una tarde maravillosa. 

 A destacar: la calidad de sus platos a la brasa, la comodidad del local y la buena atención. 

Calle Merecillas, 14 (Antequera)

952 84 37 07

mesoncasadiego@gmail.com

 

 

 

 

Calle Extremadura Nave B7- PEAN Antequera

952 73 90 38

info@rivadis.es