Hoy comemos con...

Hoy comemos con… Ricardo Vallespín en La Nave

Este mes recuperamos una de nuestras secciones favoritas y lo hacemos en La Nave, una nueva propuesta gastronómica del Grupo Casa Diego, en pleno Parque Empresarial de Antequera. Allí nos citamos con Ricardo Vallespín, gerente de Rivadis, una empresa instalada en el PEAN y dedicada a suministrar productos de higiene profesional en plena crisis del COVID-19.

Ricardo llega andando a La Nave, “dando un paseíto para estirar las piernas”. Desde que trasladara su empresa al PEAN en 2014, no había tenido un sitio cerca en el que tomar un café o quedar con un proveedor. “Para nosotros es fundamental que abrieran un restaurante por aquí, porque es una zona en constante expansión. Necesitábamos un sitio donde los trabajadores pudieran ir a comer, desayunar, tener un foco de negocio…”, nos cuenta.

Nada más entrar lo comprobamos. El olor a café se mezcla con el olor a casa, a la comida de siempre. Nos sentamos, no sin antes lavarnos las manos con el pertinente gel hidroalcohólico. “Este es bueno, ¿eh? No es de esos pegajosos que tardan una hora en evaporarse”,  nos dice con guasa. No en vano su empresa, Rivadis, se dedica precisamente a eso: higiene profesional. ¡Cómo ha cambiado la vida desde marzo!

Tomamos una caña mientras me cuenta cómo ha vivido toda esta crisis del COVID-19 desde el principio. “Los primeros días fueron muy complicados porque cerró el 95% de nuestros clientes, que es la hostelería, y teníamos que seguir dando el servicio a la sociedad. Nuestros productos eran prioritarios (productos desinfectantes, virucidas, mascarillas, guantes…), pero tuvimos que hacer un ERTE porque los comerciales no podían salir a la calle”, cuenta. Aun así, el ritmo de trabajo fue frenético. “¡Yo me podría haber hecho rico si hubiera podido hacer todas las operaciones que surgieron! Pero no teníamos ese volumen de productos que nos pedían y, aunque lo hubiéramos tenido, ¿cómo me llevo siete trailers a Italia de un producto que es tan necesario en España? Es cuestión de ética, no hemos querido hacer el agosto con esto”, explica.

El interior de La Nave huele también a Antequera. La riqueza monumental de la ciudad está plasmada en sus paredes

El primer plato está sobre la mesa, y tiene una pinta exquisita. Es uno de los platos estrella del Grupo Casa Diego: su bacalao mozárabe. Y podemos decir que su fama está totalmente justificada. “Menos mal que hemos vuelto a disfrutar del placer de comer fuera”, le digo.  “Para nosotros ha sido muy importante que la hostelería volviera, porque hemos recuperado a personas que teníamos en ERTE”, apunta Ricardo. Una vuelta que ha ido acompañada de medidas higiénicas excepcionales. “Bueno, en realidad es prácticamente lo mismo que tenían que hacer pero dando un pasito más en la desinfección. Antes se limpiaban las mesas con la típica bayeta y ahora hay que limpiarlas con una bayeta deshechable y un virucida. Y las sillas, igual. Pero lo principal es utilizar el sentido común”, sostiene.

Era necesario, sobre todo, para reactivar la economía, muy castigada tras el período de confinamiento. “La economía es cosa de todos, no es cosa de los gobiernos. Si no somos capaces de mover el dinero, difícilmente saldremos de esta. Se avecina una crisis muy gorda pero está en nuestras manos. No se trata de que la gente tenga dinero, sino de que circule”, avisa. Para adaptarse a esta “nueva normalidad”, la hostelería ha tenido que aprender nuevos protocolos y ha buscado apoyo en empresas especializadas como Rivadis. “No son pocos los que nos han llamado pidiéndonos asesoramiento, que formáramos al personal, y así lo hemos hecho. Y me consta que en los sitios donde hemos ido no ha habido ni un solo problema”, afirma Ricardo.

Con la llegada de un tiernísimo pulpo a la brasa decido dar un giro a la conversación. Él cree que no lo sé, pero a mi derecha, en la pared, hay enmarcadas unas láminas a plumilla que llevan su firma. Conocíamos la faceta artística de su hermano, el actor Javier Vallespín, pero estas láminas nos han dejado gratamente sorprendidos. “Es una pasión oculta”, contesta con una sonrisa y ligeramente ruborizado. “De hecho hay muchos artistas en la familia. Mi abuela pintaba, mi padre pinta, y yo hago también mis cositas. Tirando un poco de árbol genealógico yo soy el quinto Ricardo Vallespín en ascendencia directa, mi hijo sería el sexto. El padre del primer Ricardo Vallespín se llamaba Pepe Vallespín, y en libros de historia encontramos que fue compañero de Goya en la Academia de Bellas Artes de Zaragoza. Quizá nos viene de ahí la afición por la pintura”, cuenta orgulloso.

Las láminas recuerdan a esas servilletas características de Rivadis con dibujos de artistas antequeranos, algo que ahora cobra mucho más sentido si cabe. “Mi profesión frustrada es Bellas Artes, siempre quise estudiarlo y, por circunstancias, nunca pude hacerlo. Cuando ví la estética de La Nave quise regalarle estas láminas a Cristóbal, su gerente, y aquí están”, explica. Hablando de arte nos hemos comido el pulpo casi sin darnos cuenta, cuando llega el colofón: una presa ibérica a la que estamos deseando hincar el diente.

Hablemos del PEAN

Es una zona de expansión empresarial, cada vez hay más vecinos, ¿no? “Sí, pero desgraciadamente estamos un poco abandonados. Estamos al final de Antequera, cuando ya ha acabado Antequera empezamos nosotros”, ríe. “Es una lástima porque estamos un poco abandonados en cuanto a infraestructura, limpieza, e incluso comunicaciones. ¡Internet va de pena! Hay millones de cosas que tenemos que arreglar. Por eso hace unos años se me ocurrió la idea de crear una asociación: al igual que existe una comunidad de propietarios del Polígono Industrial, hacer una del Parque Empresarial de Antequera”, explica.

“Lo comentamos con algunos conocidos y empezamos a estudiarlo. De hecho hace unos meses empezamos a dar los primeros pasos, y esperamos que en un futuro podamos asociarnos todos, porque tenemos muchas cosas que mejorar y sería importantísimo que todos colaboráramos”, asegura. Tenéis a Mercadona de vecino –le digo–. “Sí, tenemos aquí a la mayor empresa que hay en Antequera, y están deseando que esto empiece. Es una de las mayores empresas de España y debemos tomarla como ejemplo a la hora de colaborar entre todos, asociarnos y conocernos”, afirma.

Y así, hablando del futuro, continuamos una conversación que empezó con geles hidroalcohólicos. Porque esa es la esencia de los bares: conversar con tranquilidad, disfrutar de la buena mesa, brindar, reír, conocerse… olvidarte del mundo aunque solo sea por unas horas. “Vamos a pedir un café, que estamos muy a gusto…”.

Bacalao mozárabe Pulpo a la brasa Presa ibérica

El pasado mes de julio abría las puertas el Bar-Restaurante La Nave, un espacio amplio y cómodo ubicado en pleno Parque Empresarial de Antequera.

Desde las 6 de la mañana, los trabajadores de la zona cuentan con un lugar que sabe a casa. A café, a desayuno, a comida de la de toda la vida, con un menú y un guiso del día que recuerda a la cocina de la abuela, y una carta avalada por la calidad del Grupo Casa Diego.

¡A nosotros nos ha encantado!

DÓNDE ESTÁ. Avda. Comunidades Autónomas, 4. Parque Empresarial de Antequera

CONTACTO. mesoncasadiego@gmail.com

HORARIO. Todos los días de 6.00 a 17.00 horas

RESERVAS. 952 12 15 79