Cómic

Jack Kirby, el rey de los cómics

Por Enrique Machuca
(Antequera, 1970) Comiquero.
Glotón audiovisual. Podcasteo en Sala de Peligro y me encanta
divulgar en el campo del cómic.
Soy @yodigono en Twitter.

A finales de 1945 Jack Kirby volvió al tablero de dibujo junto a su socio Joe Simon. Los superhéroes, que habían tenido una Edad de Oro durante la II Guerra Mundial, habían pasado de moda, así que el dúo creó desde la nada un nuevo género: los cómics románticos.

Young Romance (1947) presentaba historias de amores, desamores y triángulos amorosos, todo en un tono muy blanco. En pocos meses la serie vendía dos millones de ejemplares y era imitada por todas las editoriales. Por desgracia la moda duró pocos años y tuvieron que buscar nuevos campos. En 1954 volvieron a crear un superhéroe patriótico, Fighting America, que pasó de furibundo anticomunista a satirizar el macarthysmo ultraderechista de la época. El personaje no cuajó.

En 1954 crearon su propia editorial, Maninline Publication, pero el proyecto duró apenas dos años, tras los que Simon disolvió la sociedad para dedicarse a la publicidad, un campo que a Kirby no le interesaba lo más mínimo. Lo suyo eran los cómics.

En esos años Kirby pasó de unas editoriales a otras, dibujando mucho y cobrando poco hasta que en 1958 recaló en Atlas, la editorial heredera de la Timely donde había creado al Capitán América. Stan Lee era el editor jefe, pero Kirby decidió dejar atrás el resentimiento que albergaba hacia él.

Allí Kirby volvió a crear un nuevo género, el de monstruos, inspirado por Godzilla y las películas de animales gigantes tan famosas en los 50. Monstruos con nombres como Sserpo, Fing Fang Foom, Orrgo y, sí, Groot.

El género de los superhéroes parecía volver a estar de moda. DC sacaba nuevas versiones de sus héroes de los 40 y en Atlas unos ya cuarentones Stan Lee y Jack Kirby decidieron probar suerte con un cuarteto de héroes que se llamaría Los Cuatro Fantásticos. Timely pasó a llamarse Marvel. Sí, esa Marvel.

A estos siguieron el Hombre Hormiga, La Avispa, Hulk, Thor, Iron Man, Los Vengadores, La Patrulla X, los Inhumanos, Pantera Negra… Entre 1961 y 1970 Lee y Kirby crearon unos mitos americanos que gracias a los cómics y el cine se han hecho universales. El gusto por el melodrama de Lee y sus diálogos rimbombantes se unieron al trazo dinámico y a la narrativa espectacular de Kirby.

Lee, un genio de las relaciones públicas, se autoproclamó Stan “The Man” mientras que Kirby era “The King”. Desde entonces Kirby fue el Rey de los Cómics.

Capaz de hacer el lápiz de tres páginas al día y de realizar la mayoría de portadas de la editorial, Kirby ilustró 109 cómics de Los Cuatro Fantásticos y 92 de Thor además de etapas más o menos largas de otras colecciones. En menos de diez años Kirby ayudó a convertir una editorial casi moribunda en la segunda del mercado, y aunque ganaba al año el equivalente de 250.000 euros actuales sentía que solo recibía las migajas de las ganancias de la editorial.

En 1970, con 53 años, Kirby decidió dejar Marvel y marcharse a DC. Fue como si Messi cambiara el Barcelona por el Madrid.

Pero, si me tienen paciencia, eso lo contaremos el próximo mes.

Continuará…

Para saber más sobre cómics tenéis a vuestra disposición los más de 60 podcasts de Sala de Peligro y su versión web. Síguenos también en redes sociales y Youtube.