Cómic

La (verdadera) historia del Joker

 Por Enrique Machuca 
(Antequera, 1970) Comiquero.
Glotón audiovisual. Podcasteo en Sala de Peligro y me encanta
divulgar en el campo del cómic.
Soy @yodigono en Twitter.

El Joker apareció por primera vez en el nº 1 de la revista Batman, en 1940, en una historia firmada por el creador del Hombre Murciélago, Bob Kane. En aquella época la mayoría de historias del personaje estaban escritas por Jerry Robinson y dibujadas por Bill Finger pero todas eran firmadas por Kane, que se limitaba a supervisar y a cobrar sin acreditar a sus colaboradores.

Bill Finger basó al Joker en el personaje del actor Conrad Veidt en la película El hombre que ríe (1928) y en el comodín de la baraja de póker. Finger lo describió como un extravagante gangster con tendencias psicopáticas que muy pronto se ganó su puesto como el archivillano de Batman, la antítesis caótica y colorista del guerrero serio y oscuro que el héroe era en los 40.

Las acusaciones puritanas en los años 50 contra el supuesto efecto pernicioso de los cómics en la juventud consiguieron bajar el tono oscuro de los cómics de Batman, que abrazaron un entorno más optimista, lo cual afectó al Joker, que empezó a comportarse como un ladronzuelo bromista pero inofensivo.

Todo empieza a cambiar en los 70, en los que la presión de la censura se relaja y una serie de jóvenes autores le dan un tono más serio y adulto al cómic de superhéroes. El Joker empieza a volver a ser el psicópata asesino de sus inicios: imprevisible, caótico, inmoral y sin escrúpulos para matar inocentes usando un gas que provoca ataques de risa mortales.

En diversas historias de los 80 y 90, el Joker mata al público de un programa de entrevistas de televisión al que es invitado, deja inválida a la hija del Comisario Gordon y tortura al policía, protagoniza motines en el Asilo Arkham, asesina a uno de los varios Robins que ha tenido Batman usando una palanqueta y a la esposa del Comisario de un disparo.

Los 90 le dan al Joker una compañera sentimental, la ahora famosa Harley Quinn, una psiquiatra que intenta curar al psicópata y es arrastrada a la locura por él, en una relación en la que ella es una víctima de violencia machista a pesar de que ella no quiera reconocerlo.

Respecto a su origen, se ha contado que antes de ser el Joker era un ladrón de poca monta conocido como Capucha Roja que cae accidentalmente en una cisterna de productos químicos que transforman su apariencia y provocan su locura. Sea como sea, una regla no escrita del personaje es la de no dejar claro su origen, porque el caos no puede ser explicado.

Poco de esta trayectoria de 80 años hay en la reciente y exitosa película de Todd Phillips protagonizada por un sobrenatural Joaquin Phoenix. Como escribió el actual guionista de Batman, Tom King: “El Joker es un maníaco homicida, un agente del caos en estado puro. Quiere matarnos a todos para reírse sobre nuestras tumbas”. No es una víctima de la sociedad ni un héroe de masas.

Joker es una película meritoria que ha convertido en icono a un psicópata asesino y maltratador y que ahora sirve como símbolo a colectivos tan antitéticos como los manifestantes de Chile y Hong Kong o los ultraderechistas partidarios de Donald Trump o aparece en un spot del Partido Laborista británico. Probablemente si la película se hubiese llamado Clown en vez de Joker no hubiese alcanzado 1.000 millones de dólares de recaudación, pero así se escriben las historias.

Para conocer más sobre el personaje puedes leer los cómics La broma asesina, Batman: Asilo Arkham, Batman: Una muerte en la familia y Batman: Amor Loco. Todas tienen edición reciente a cargo de Ediciones ECC.

Para saber más de Batman y de su historia puedes escuchar el capítulo 3 del podcast Zona de Peligro pinchando aquí

Síguenos en Twitter y Youtube @SalaDePeligro