Familia

Los cumpleaños infantiles de antaño

Cosecha del 84. Hija y madre de familia numerosa. Licenciada en Ciencias Políticas entre papeles de colegio. Trimadre con poco tiempo libre, mucho sueño y ganas de cambiar el mundo.

No hay mal que por bien no venga, y lo  cierto es que todas las restricciones que estamos viviendo están haciendo que nos replanteemos la vida de otra manera.  

Del mismo modo hemos pasado de celebrar cumpleaños multitudinarios en hoteles o parques de bolas a celebrarlos en casa con una rica merienda. ¿Habrán pasado a la historia aquellos no tan lejanos cumpleaños donde iban los 25 niños de la clase, más las respectivas madres (digo madres porque la mayoría son madres y hablo en general), más algún primito, amiguito de extraescolar, vecino, etc., juntándote en un cumpleaños con más de 30 niños y sus respectivos adultos?  

No digo yo que no es divertido, pero, ¿era necesario? Nos hemos dejado llevar por este tipo de grandes celebraciones y por el “el mío es más” y desde mi punto de vista se nos ha ido de las manos. Muchos padres, aun contrarios a estos excesos, no pueden evitar caer en ellos ya que todos los niños lo hacen y su hijo no va a ser menos. Primero, por el despliegue que se montaba, que si merienda que no falta ni un detalle, que si chuches, que si tarta, que si regalito para los invitados, que si chuches para que los invitados se lleven…  

¿No son felices nuestros hijos celebrando en casa como nuestros padres hicieron con nosotros? Puedo decir que sí, que en casa, con gusanitos, batidos o Fanta, aquellos sándwich de Nocilla, medias noches y tartas caseras nuestros hijos son tan felices que no les hace falta más.  

¿Recuerdas cómo eran tus cumples? ¿Los recuerdas con una sonrisa? Pues hagamos lo mismo con los nuestros… 

Pincha y sígueme en La madre molona