Nutrición

Mitos alimentarios

Cristina González es licenciada en Nutrición y Dietética, especializada en nutrición clínica avanzada y alimentación infantil. Con más de 12 años de experiencia ha decidido dar el paso y abrir su propio centro de nutrición en Antequera: GD Salud.

La palabra mito se relaciona con cuentos, fábulas, personas o cosas a las que se asocia características y cualidades que no poseen. Mentiras que se han repetido tantas veces que un día se hicieron realidad.

En relación a los mitos alimentarios, podemos decir que nos alimentamos de ellos desde que somos pequeños a través de las personas que nos rodean (familia, amigos, vecinos, compañeros). Muchas veces tienen origen en publicaciones en distintos medios como pueden ser las revistas o la televisión. Todos comentan sobre qué alimentos nos convienen o perjudican, las nuevas dietas, etc. Estos mitos alimentarios no solo tienden a confundirnos sino que pueden influir en nuestros hábitos alimentarios e, incluso, perjudicarnos. A lo largo de este artículo repasaremos algunas cuestiones repetidas hasta la saciedad en nuestro entorno.

 

EL DESAYUNO ES LA COMIDA MÁS IMPORTANTE DEL DÍA

No. No hay ningún dato que lo justifique desde el punto de vista dietético-nutricional. El desayuno no es obligatorio y no tiene por qué ser la comida más importante del día. Esto es un mito. En especial si esa presunta comida importante esta plagada de malas elecciones.

¿Cómo debería ser un buen desayuno? No existe una combinación ideal para ello, aunque se nos ha dicho muchas veces que el desayuno ideal consiste en cereales + leche + fruta. Desde el punto de vista nutricional, podríamos optar por opciones más saludables como zumos y batidos caseros incorporando la pulpa, avena, si no queremos abandonar la rutina de tomar cereales de desayuno, o bien cereales sin azúcar, aunque la mejor opción son los integrales. Otras opciones pueden ser tostadas integrales, priorizando un pan de calidad, o bien un bol con yogur, fruta troceada y frutos secos.

Dejar a un lado el desayuno convencional y tan extendido de productos azucarados es un primer paso que nos sitúa en un buen punto de partida.

 

LA FRUTA COMO POSTRE ENGORDA

Una fruta aporta las mismas calorías antes o después de las comidas, por lo tanto el orden en que se ingieren los alimentos a lo largo del día no influye en el aporte energético. La ventaja de consumirlo antes de las comidas es que, gracias a su contenido en fibra y agua, producen un efecto saciante.

 

NO PUEDO MEZCLAR EN LA MISMA COMIDA ARROZ Y CARNE

Las llamadas dietas disociadas consisten en no mezclar en la misma comida alimentos ricos en hidratos de carbono (cereales, pasta, patatas, pan…) con alimentos proteicos (carne, pescado, huevos…). El fundamento de este tipo de dietas se basa en que el aumento de peso se debe a una mala digestión, producto de una combinación de alimentos errónea.  Evidentemente, estas dietas no tienen ningún fundamento científico, dado que todos los alimentos son una mezcla de nutrientes, por lo que no puede separarse la ingesta de alimentos con hidratos de carbono por un lado y alimentos con proteínas por otro.

 

GD SALUD

Centro de educación alimentaria

Calle Merecillas, 27 · Antequera

687 490 237

Visita su Facebook e Instagram