Colectivos

Navidad en el Mercado

Nos vamos de compras. A un espacio que mima y valora especialmente la confianza de los clientes de toda la vida, esos que cada día acuden a nuestro espacio comercial más tradicional: el mercado de abastos. “Oye, ¿y tu madre? Hace días que no la veo”, es lo primero que escuchamos en uno de los puestos. Es, sin duda, lo que más los diferencia: la cercanía y el trato personal.

Comerciantes como Paco, Salvador, Mercedes, Carmen, Blanca… que llevan media vida entre estas paredes que, por cierto, ahora enseñan orgullosos tras terminar los trabajos de pintura -no recuerdan la última vez que las pintaron-.

Muros que hablan del comercio local. Antequeranos que comenzaron con un negocio al que dedicaron toda su vida y que hoy continúan sus hijos. Es el caso de Lucía, ella se quedó con la carnicería de su padre hace solo un año; o María Ascención que, como hacían sus padres y abuelos, sigue trabajando en la huerta del Partido del Arroyo para coger las frutas y verduras de temporada que vende cada mañana en la plaza. “Mi familia se dedica al sector desde 1895. Esta mañana he recogido las patatas que ves ahí y pronto traeré las alcachofas”, nos cuenta.

Y ahí va otro de los motivos que nos llevan hasta aquí: la calidad. Por eso hoy queremos daros algunas sugerencias para el menú de estos días de fiesta. Todo con productos del mercado y de manos de sus comerciantes.

Comenzamos por el picoteo. Con productos de la zona que nos ofrece Loli Repiso de ‘Aceitunas y Encurtidos Norte y Sur’. “Un vino dulce de Cómpeta para entrar en calor, con unas aceitunas o banderillas”. A lo que podemos añadir algo de marisco.

Por eso Jerónimo Hijano, que lleva desde los ocho años en el mercado, nos recomienda encargar una mariscada al gusto. “Para tantas personas como queramos, o unas peregrinas con bechamel listas para meter en el horno”, dice. Si pasas algún día sobre las seis de la mañana verás como algún pescado aún salta en su caja, cuentan.

Así que si queremos un primer plato sabroso, Salvador Toledo, pescadero desde hace 54 años, lo tiene claro: una sopa de marisco. “Rape troceadito, calamaritos en rodajitas y un puñaíto de almejas y gambitas”. Paco Hijano e Inma Sierras llevan también media vida en la pescadería. Reconocen que el boca a boca es la mejor promoción. Ellos nos ofrecen hacer un plato principal con rape fresco alangostado con verduras.

Y preguntamos a Coqui Hijano, que llegó con doce años al mercado. Ella ha sido testigo de cómo poco a poco se va mejorando su espacio de trabajo y reconoce que lo que buscan sus clientes es calidad y trato humano. En ese momento, además, llega Meli, una clienta “de toda la vida”, que nos suma otra receta: “Se fríe el bacalao, después se pone a pochar mucha cebolla con pasas, se pone en una fuente, se le echa por encima y listo”.

Para Blanca González (25 años en el mercado), no hay duda y nos saca un rodaballo para poner al horno que además ella te limpia en lomos para que se quede sin espinas. “Estamos mejorando bastante, nos hace falta un poquito más de empuje”, nos dice.

Si optamos por la carne, la variedad es mucha. Lucía López Ruiz nos recomienda un buen solomillo para hacer un relleno.: “Es fácil, rápido y además gusta a todo el mundo”.

Mercedes López, lleva más de 44 años en el mercado. Además de su amabilidad en este puesto podrás encontrar unos rellenos de solomillo caseros que podrás encargar. Y si no tienes mucho tiempo prueba algunos de sus productos elaborados listos para freír.

Lucía López Gil nos recomienda esta Navidad su producto más especial: unos pollos camperos o un relleno de pollo o pavo. “Tu olla express, con una salsita y listo, sin complicaciones y buen precio”.

Si pasas por una de las alas del mercado no dejes de visitar Carnicería Olmedo desde 1968. No solo por su carne picada para rellenos que nos recomienda Toñi Estrada, sino también por el sabor de su morcilla o chicharrones. En ese mismo ala se encuentran las lanas e hilos de Maribel para los amantes del punto y la costura. Y el olor por aquí cambia cuando llegas a las especias de Inma Torres donde podrás encontrar una canela de altísima calidad para un arroz con leche o unas hierbas provenzales para la carne al horno. “Tenemos más de 160 variedades de té pero para estos días una hierba luisa o ayurveda de la noche, infusiones muy digestivas para los atracones”, explica.

Si somos de los que nos gustan las salsas no dejéis de pasar por el puesto de Carmen Narbona, que desde hace 25 años lleva cada día el pan que ellos mismos elaboran. Ya seguro que picas y puedes llevarte unos mantecados de la zona.

Y llegamos a la frutería de Ana Pérez. Al frente desde hace 40 años, ella sigue la tradición comercial de sus padres y abuelos. Ani nos recuerda que hay que comprar uvas para el 31 y que una piña es un postre ligero y muy sabroso.

¡Que aproveche! Y desde el Mercado: ¡Feliz Navidad!

 

Miguel Palomo

Miguel Palomo es el presidente de la Asociación de Comerciantes del Mercado de Abastos, una unión que les abre nuevas puertas. Él conoce bien cómo funciona este espacio, lleva aquí con su puesto de reparación y repuestos de electrodomésticos 24 años. “Hemos cambiado mucho, ahora somos más piña y sabemos que para seguir con esto hay que trabajar juntos”. El mercado se prepara estos días para vestirse de Navidad y lo hará por primera vez de una manera diferente: todos juntos. Con un hilo musical común, decoración, un sorteo de un cheque de 250 euros, con actividades gastronómicas para los clientes o la visita de un paje real (Consultar agenda páginas 34, 36, 37 y 38).

“Aquí vienes y te preguntan por tu madre que llevan tiempo sin verla, por el fin de semana, los niños… buscamos que los clientes sientan esto como su casa, y por supuesto, la calidad de nuestros productos”. En el 2020 el mercado espera seguir sumando. Tras las obras de reforma que ha ejecutado el Ayuntamiento se sacarán a concurso nuevos puestos. “Queremos que esto esté lleno de gente, pero también de comerciantes y que nos ayudemos unos a otros”, afirma.