Plan de fuga

Nos vamos de pueblos

El 2020 lo ha cambiado todo, incluso nuestros planes para irnos de vacaciones. Pero ha llegado el verano -aunque vaya a ser el más atípico que hayamos vivido hasta ahora- y nos resistimos a abandonar la idea de realizar una escapada para desconectar del día a día. Una opción que, para muchos, es aún más necesaria este año después de varias semanas y meses casi sin salir de casa.  

Pero los planes ya no son los mismos. Ya sea por prudencia o por querer apoyar a la oferta nacional, se está apostando mucho más por las vacaciones de proximidad y el turismo rural. Pese a las altas temperaturas, el interior está ganando adeptos entre quienes antes decidían viajar a otro país o elegían el sol y la playa. Miramos con ojos mucho más golosos al interior. Este año, nos vamos de pueblos.

DE PROXIMIDAD Y MENOS MASIFICADO

Ante una situación en la que se huye de los espacios masificados, el turismo rural se convierte en un aliado a la hora de elegir destino de vacaciones ya que se trata, generalmente, de destinos con menos afluencia, donde el número de la oferta también es menor,  y en entornos de poca población.

Una opción que podemos encontrar muy cerca, lo que nos permite salir de vacaciones en nuestro propio vehículo sin tener que coger un avión, un tren o cualquier medio de transporte en el que viajen otras personas. Además, tras mucho tiempo cocinando (y probando) todas las recetas que encontrábamos en redes sociales, su oferta de ocio saludable y al aire libre es un plus. Cambiamos el avión por el coche, el hotel de ciudad o playa por la casa rural y el chiringuito por el bar de la plaza.

El tipo de alojamiento que ofrece el turismo rural es otro de los factores que influyen en la decisión de elegir los destinos. Después de bastantes semanas sin poder verse, muchas familias y grupos de amigos están apostando por pasar unos días juntos y buscan un entorno que consideren seguro o controlado, por lo que la opción de alquilar una casa rural o habitaciones en un alojamiento de estas características en el interior gana posiciones. En la mayoría de los casos, estos espacios te permiten disfrutar de servicios como la piscina sin tener que compartirlos con otras personas o hacer uso de zonas comunes. En el caso de que nos decidamos por un hotel, suelen ser de menor tamaño en éstos destinos, haciéndote sentir en un ambiente familiar.

UNA NUEVA OPORTUNIDAD PARA EL MUNDO RURAL

El interés por el turismo rural no es, sin embargo, un hecho que haya aparecido con la pandemia. En los últimos años cada vez han sido más los viajeros que han apostado por este tipo de visitas o espacios para su recreo y descanso. Y entre estas opciones ha tomado fuerza el agroturismo. Con el objetivo de dar a conocer la oferta de este tipo que existe en la provincia, hace dos años ASAJA Málaga ponía en marcha un proyecto para dar visibilidad a las actividades vinculadas con la agricultura que se pueden desarrollar en estos espacios. Se trató de la I Guía Agroturística de la provincia de Málaga, que se puede consultar a través de la página www.agroturismomalaga.com y que no ha parado de crecer en este tiempo, sumando constantemente explotaciones en las que se ofrece alojamiento y experiencias.

Por otra parte, este aumento del interés por lo rural puede suponer una nueva oportunidad para dar un impulso turístico al interior. De esta forma, se ayuda a dinamizar muchos pueblos, así como a crear riqueza a través de la visita y el turismo en zonas fundamentalmente rurales cuyo potencial se basa, precisamente, en este atractivo rural que tan frecuentemente está ligado en el ámbito turístico con la desconexión, la tranquilidad y la seguridad. Precisamente lo que ahora buscamos.

Aunque no olvidemos que cada pueblo de nuestro entorno es una pequeña joya donde se puede disfrutar –y mucho- con atractivos culturales, artísticos y medioambientales, así como actividades de diversa índole.

La Asociación Española de Expertos Científicos en Turismo (AECIT) ha publicado el estudio El turismo después de la pandemia global. Análisis, perspectivas y vías de recuperación en el que Julio Grande aborda la situación del turismo rural concluyendo que en éste “confluyen una serie de circunstancias que pueden facilitar que las consecuencias de esta crisis sean menores que en otros sectores y que la vuelta a la normalidad sea más acelerada”, pudiendo ser también una oportunidad de cara a su “reposicionamiento en el mercado”.

LOS MEJORES DESTINOS, A UN PASO

Tenemos la suerte de vivir en una de las zonas con mayor atractivo cultural, artístico, histórico, y medioambiental del sur de Europa. Cualquiera de los municipios de la Comarca de Antequera es un destino magnífico para pasar unos días de vacaciones y desconexión junto a  los amigos, en familia o en pareja, contando todos ellos con diversas ofertas que van desde el turismo gastronómico hasta el de naturaleza, pasando por el de experiencias, el turismo cultural, agroturismo, etc.

Entre estos destinos se encuentra, según destaca la web especializada Airbnb (www.airbnb.es) Villanueva de Algaidas. Ésta web nos propone “viajar en el tiempo y revivir un verano de EGB en el pueblo” poniendo como ejemplo diez municipios españoles entre los que se encuentra este pueblo de la comarca al que catalogan como “el pueblo con mayor conciencia social”.

“Ubicado en la Sierra Norte de Málaga, esta localidad es la cuna del escultor Miguel Berrocal, donde también se encuentra su estudio taller. La localidad es la mejor puerta de acceso a fantásticas rutas -como el Camino Mozárabe de Santiago GR-7 o la Gran Senda de Málaga- y parajes llenos de encanto, como el Convento de Recoletos de San Francisco de Asís. Esta localidad también destaca por su conciencia social, con apoyo a iniciativas LGTBI y proyectos para el acompañamiento de personas mayores que viven solas. Organiza un festival internacional de Folclore donde destaca un baile autóctono conocido como fandango cortijero de Algaidas o también conocido como fandango de Zamarra”. 

La publicación de la conocida marca de reservas de alojamientos turísticos ha sido una revolución en la localidad. El concejal de Turismo de Villanueva de Algaidas, Sergio Aranda, nos comenta que este verano, precisamente, los alojamientos del municipio están completos, pero aún siguen llamando a los propietarios de casas rurales gracias, en parte, a la promoción hecha por Airbnb. “Tenemos una decena de casas rurales y, sobre todo en estos momentos que nos toca vivir, ofrecemos nuestro entorno natural y mucha tranquilidad. Muchas de las casas están incluso aisladas, no tienen ni vecinos. Son ideales para pasar unos días en familia o con amigos, y esto es algo muy positivo para el pueblo”, explica Aranda.

Asimismo, desde el Ayuntamiento de Villanueva de Algaidas se están planteando poner en marcha algunas actividades relacionadas con el agroturismo. “Una actividad podría ser, por ejemplo, sobre cómo se hace el aceite de oliva. Nosotros lo sabemos, pero los turistas que vienen al pueblo, no. El agroturismo es algo muy interesante para municipios como el nuestro”, señala el concejal.