Colectivos

Relámpago Verde: La lucha contra la ‘basuraleza’


Domingo 19 de enero. Hora de quedada: a las diez en Bobadilla. Objetivo: limpiar la zona de inicio del embalse del Guadalhorce, un espacio de gran belleza. Estado: más plástico que agua. Salida con menos voluntarios por el difícil acceso al terreno. Es Relámpago Verde. Una asociación de acción y concienciación medioambiental que nace por iniciativa de dos jóvenes antequeranos. Este mes os contamos su historia y su labor.

A los antequeranos Lorena y Miguel Ángel siempre les ha gustado salir a pasear por el campo, irse de ruta. Pera en cada salida veían como la basura comía terreno a la naturaleza. «Fue en una ruta en Benahavís, estábamos hartos de ver cosas que no deberían estar ahí, cogimos unas bolsas y comenzamos a recoger basura. No te creas que al principio nos sentimos raros pero sabíamos que lo debíamos hacer».

Y aunque no lo pensaron, en ese momento nació Relámpago Verde. Una asociación que está ahora en plenos trámites pero que la forman ya decenas de personas. «Empezamos a llevarnos bolsas y recoger en todas nuestras salidas y pensamos en compartirlo en Facebook y así animar a otros a hacer lo mismo. Y bueno lo de relámpago verde es, precisamente, esa fuerza de la acción».

De eso hace menos de un año y hoy la página de Relámpago Verde se ha convertido ya en un foro de intercambio que siguen más de 900 personas de la ciudad y la comarca. «Al principio costó un poco, hasta nos desanimamos porque hubo alguna convocatoria que no vino nadie, pero ahora es un grupo estupendo que trabajamos varias facetas de educación ambiental».

¿Y qué hacen? Pues recoger basura, ni más ni menos. La que tiramos en entornos naturales y que pueden llegar, en el caso de una lata, a tardar diez años en degradarse. «Pues tenemos grupos de whatssap en los que quedamos para hacer rutas por distintas zonas, en este tiempo hemos hecho más de una quincena».

Salidas a recoger lo que ellos llaman «basuraleza» y en las que participan personas de distintos puntos, edades y profesiones: cocineros, albañiles, ciencias ambientales, jubilados, amas de casa… De hecho, Miguel Ángel es ingeniero industrial y Lorena, fisioterapeuta. «Para participar no hay que tener ninguna formación, tampoco llevarse nada, solo tener muchas ganas de ayudar».

El Punto limpio de Antequera está en Avenida del Romeral, 2. Camino del depósito. El horario es de lunes a viernes de 8.00 a 20.00 horas. Y sábados de 9.00 a 18.00 horas. Allí puedes depositar: baterías usadas, aceites de uso industrial y doméstico, lámparas, disolventes, pinturas, material fotográfico, pilas de todo tipo, maderas, metales, escombros, neumáticos, colchones o baterías.

Porque eso es lo que hacen, ayudar para que los que vengan detrás se encuentren los mismos paisajes que hoy aún tenemos pero que podrían desaparecer si no los cuidamos. «La educación es fundamental. Tenemos socios que dan charlas en colegios. Hemos estado en Proyecto Hombre o en el Ayuntamiento de Mollina para hablar de educación ambiental y hacer llegar, especialmente a los más pequeños, la importancia de actos como éstos y de cuidar el medio ambiente».

Relámpago Verde ha visto en este tiempo lo que somos capaces de tirar. «Hemos encontrado de todo en sitios que ni imaginas cómo ha llegado eso hasta allí. Ropa, colchones, neumáticos, medicamentos de animales, productos fitosanitarios, muebles, tuberías. Contamos además con Aguas del Torcal que nos ayudan con todas estas cosas más delicadas. Pero lo que más hay son envases de un solo uso, en eso hay que concienciar mucho».

Las ganas de trabajar ya las ponen ellos pero Relámpago Verde sigue creciendo y necesita, además de los voluntarios, del apoyo de todo aquel que quiera aportar lo que mejor sepa hacer. «Tenemos comercios que nos han ayudado con los carteles, con guantes y material para las recogidas… pero bueno, cualquiera que quiera ayudarnos en la cartelería, en asesoramiento para el funcionamiento de la asociación… en lo que crean que pueden ayudar que nos escriban».

Por eso además de recoger, con algunos de los socios también han iniciado un proyecto de reforestación. «Se trata de la gran bellotada. Una iniciativa a nivel nacional que consiste en plantar 25 millones de bellotas en dos años en toda la península ibérica. Hemos recogido gran cantidad de encinas y estamos plantándolas. De hecho, en los colegios le damos una bellota para que la pongan en un yogurt con un poco de algodón y vean las germinaciones y luego la planten. Además es también la forma de entrar en las casas y llegar a los padres. Ellos pueden hacer que se recicle en casa o que se cuide el medio».

Ellos serán el futuro de la asociación y los que deben seguir cuidando un mundo natural en el que queremos seguir viviendo. «No hay que quedarse en el mensaje, hay que pasar a la acción y hacerlo a nivel local». Como auténticos relámpagos verdes.

Encuéntralos en Facebook pinchando aquí  y conoce las próximas salidas y sus actividades. Si quieres comenzar a colaborar de alguna manera solo tienes que enviar un mensaje a su perfil.

Recicla. Recuerda que en el contenedor amarillo van los envases de plástico, tetrabriks y latas. En el contenedor verde van los envases de vidrio. En el contenedor azul va el papel y el cartón. En el contenedor marrón van los residuos orgánicos. Y en el contenedor gris van los desechos.