Colectivos

Siempre Scouts. Grupo Scout LS-69

1969 Creación.

Fue por septiembre del 69 cuando algunos de los alumnos que empezaban por aquel entonces el Bachillerato en La Salle de Antequera aprovechaban los sábados para reunirse en el patio de recreo del centro. “Habiendo acordado una tarde dar un paseo con las bicicletas por el campo, estábamos en el patio Juan Carlos Ríos Carrégalo, y F. F. Ramos, entre otros, cuando pasó el hermano José Antonio Warletta”, cuentan.

“Tras explicarle nuestras inquietudes campestres, nos comentó que se podría formar un grupo abierto a todo el que quisiera, para hacer excursiones y tomar contacto con la naturaleza”, detallan sus primeros miembros. Así nace el grupo de scout de La Salle, que el pasado mes de diciembre cumplió 50 años desde esos días de encuentros, y que estuvo en funcionamiento desde el 69 al 87.

“La primera excursión fue en septiembre de ese primer año y se organizó al Dólmen de El Romeral, aunque aún no estaba constituido el grupo”, detallan.

La segunda parada les llevó a uno de los desvíos de la carretera de La Joya, conocido como “La oreja de la mula”. Era noviembre o diciembre de 1969 y allí comenzaron a practicar el montaje de una tienda de campaña. Era el momento de entrenar para el próximo objetivo: una acampada. “Una curiosidad de esa excursión es que fueron varias chicas, que estaban interesadas en estar en los scout. Eran las hermanas de Javier Luna: Cristina y Ana. Esta familia se fue toda a Madrid y permanecieron en el grupo muy poco tiempo, pero se puede decir que fueron las primeras Girl Scout”, recuerdan.

1970 Primera acampada

Y el día llegó. “La primera acampada nocturna la hicimos en El Torcal en enero de 1970 y planteamos el campamento en la explanada llamada campo de tenis”, explican. A esa le siguieron las excursiones al pantano del Conde del Guadalhorce. “Durante años era prácticamente el único destino. De ahí surgió la idea del proyecto para ganar la tercera estrella ranger. La idea era hacer una maqueta del pantano y sus alrededores”.

Todo estas ideas se forjaban en una habitación que posteriormente fue aula, subiendo las escaleras junto a la palmera del patio del colegio, a la derecha y atravesando un aula que sí estaba en funcionamiento. “En aquel hogar, y en una de las reuniones, José Antonio Warletta nos dio un ultimátum: o agilizábamos y terminamos el proyecto del pantano o la organización scout se terminaba.


Nos pusimos las pilas y se terminó. Esa maqueta se expuso, como muchos sabéis, en calle Carrera”, cuentan.

A partir de entonces llegaron muchas citas inolvidables para el grupo. La acampada en la Peña de los Enamorados, el campamento de verano en Benaocaz (verano del 74). “Un campamento con La Salle Almería, Antequera, Córdoba, Jeréz, Melilla, San Fernando y Sevilla. El famoso campamento en el que el viento nos tiró las tiendas”, detallan.

1975 Primera despedida

En Loja, en junio del 75, en Albarracín, en la confl uencia del río Riofrío y el Genil, fue el año en el que se iba el primer universitario del grupo. “Nos fuimos de acampada y de despedida, el resto de los que fuimos al curso siguiente partíamos también hacía la universidad. Se nos ocurrió hacer una balsa y a la hora de la verdad nos atrevimos Juan Carlos Ríos y yo, Agustín, y llegamos hasta la cola del pantano de Iznájar, el final del trayecto fue complicadillo. Vamos, precursores del rafting”, recuerda.

Años 80 Continuación

En los años posteriores, se repitieron los campamentos de verano.

2019 50 aniversario

El pasado mes de diciembre se reunieron para recordar los 50 años que han pasado desde aquel 69, recordar los momentos de su juventud y que, además, marcaron un hito en la historia educativa de la ciudad. A pesar del tiempo, y de lo mucho que han cambiado sus vidas, siempre serán scout.