Psicología

Síndrome del impostor

Rocío Espinosa Antequerana de sentimiento, sampedreña de nacimiento. Psicóloga sanitaria por vocación, me apasiona mi profesión. Soy paciente, sensible, optimista, sociable.

Cuando sientes que las cosas buenas que estás consiguiendo en tu vida son fruto del azar, de la ayuda de otras personas, por factores externos a ti… en lugar de ser el resultado de tus esfuerzos, de tus capacidades y de tu buen hacer, tienes la sensación de estar engañando, de ser un fraude frente a aquellos que reconocen tu éxito, y en cualquier momento se pueden defraudar si descubren “la verdad”. 

¡Todos hemos caído alguna vez!  

Éste síndrome es mucho más frecuente de lo que creemos; de cada 10 personas, 7 lo hemos experimentado alguna vez en nuestra vida 😕. Por ejemplo, cuando iniciamos un trabajo; en ese momento es probable que la situación nos sobrepase, y efectivamente aún no sabemos si lo haremos bien, por lo tanto sentirlo durante un tiempo es muy normal, es parte de nuestra vida actual. Quizás es más común ahora, debido a la cultura empresarial, cultura del esfuerzo, de la precisión, de la imagen proyectada, etc. 😕 (esto da para otro artículo 😅). Sentirlo tres, cuatro o cinco meses tras iniciar una tarea es normal, más… ¡NO! Porque ya nos estaría limitando.  

El síndrome viene muchas veces por falta de AUTOCONOCIMIENTO. La persona que tiene arte y cuenta unos chistes muy graciosos, la que sabe escuchar, la persona dulce y amable… no son muy conscientes de que están haciendo algo especial. No se han parado a detectar esos factores incondicionales que están debajo de su trabajo, éxito, etc., porque lo dan por descontado. ¿Y por qué lo dan por descontado? ¡Porque siempre lo han tenido!  

 

 

Es muy curioso y frustrante ver en consulta a una persona tan estupenda, competente, con tantos valores, capacidades, y que se llegue a sentir así. Y pienso: «ojalá te pudieras ver con los ojos con los que te veo yo». 

Clave. De cada éxito que pienses que es lo normal, que lo hace todo el mundo, que ha sido suerte, haz un análisis y trata de identificar en qué medida te preparaste, has luchado, tuviste valor para tomar una decisión… es decir, cuánto viene de ti. APÚNTALO y míralo de vez en cuando. 

También este síndrome tiene que ver con una AUTOESTIMA poco clara y realista, con no conocer esas cuatro 0 cinco cosas en las que somos buenos y por las que los demás nos valoran. Están ahí, todo el mundo las tiene, esas cualidades que nos hacen únicos y nos diferencian. ¡Recuérdalo! 

Clave. Ganancia de control interno. Asumir que tu vida tiene que ver contigo y empezar a llevar las riendas; ver, por ejemplo, que cuando me esfuerzo me sale mejor y cuando lo hago con menos cuidado sale peor. Tener control externo es un desastre, porque salga bien o salga mal, ¡tú vas a creer que ha sido suerte!

 

Despacho Clínica Médica 24 horas

Calle Lucena, 11

Antequera

O puedes llamar al

658 225 959