Gastronomía

Slow-Bar, el nuevo restaurante made in El Cortijo

La gastronomía es uno de los valores más importantes de nuestra cultura. Para cultivarla y protegerla, nació en Italia en los años 80 el concepto Slow Food, un movimiento culinario y ecológico alternativo al Fast Food o la comida rápida, una filosofía que defiende comer con atención, valorando la calidad y teniendo en cuenta la procedencia de las materias primas, los ingredientes y el modo de cocinarlos.

La comida lenta frente a la comida rápida, abandonar la prisa frente a esa forma de vida que solemos llevar a toda velocidad. Aunque la Slow Food no es solo una cuestión de tiempos, sino de consumo consciente frente al tan extendido sobreconsumo.

En el marco de esta filosofía nace El Cortijo Slow-Bar, una nueva propuesta gastronómica de la mano de David Gallego y Alberto Bravo, gerentes de El Cortijo Lounge, que buscan dar un paso más en su oferta de ocio y crean un nuevo espacio diferenciado de su ya conocidísima terraza: un restaurante al aire libre con productos de alta calidad, en el que sentarse a la mesa a cenar con atención, sin prisa y conscientemente.

HORARIO: De miércoles a domingo, desde las 20.00 horas.

RESERVAS: 644 541 965

El Cortijo Slow-Bar es la culminación del proyecto de El Cortijo, para el que nos hemos ido preparando y formando a lo largo de estos años”, cuentan David y Alberto, que en 2013 abrieron esta terraza situada en el Corazón de Jesús y los Jardines del Cortijo que ya se ha convertido en todo un referente en el ocio de Antequera. “El proyecto ha tenido sus fases, empezamos con una terraza para tomar copas y poco a poco fuimos aumentando nuestros servicios, organizando eventos, conciertos, y ofreciendo servicio de catering en momentos puntuales. Ahora ha llegado el momento de abrir nuestro propio restaurante, porque ya estamos preparados, tenemos el equipo perfecto y capacitado para llevarlo a cabo y un espacio único, con vistas a la Vega de Antequera, a la ermita, la Peña de los Enamorados…”, explican ilusionados.

Para este nuevo proyecto cuentan con la experiencia de su jefa de cocina, Carmen Solís, conocida, entre otros trabajos, por su labor como profesora en el prestigioso Hotel Escuela Convento de Santo Domingo de Archidona. Ella es la responsable de una carta original, moderna y que cuida con detalle el producto, fresco y de la máxima calidad. Ensalada de foie, coco y sorbete de mango; carpaccio de carabinero; pulpo sobre rebanada de pan negro y espuma de pimentón, o bacalao sobre tomate y pulpo con palomitas de AOVE son algunas de las creaciones que, seguro, te sorprenderán.

Además, entre sus productos estrella destaca el solomillo de buey certificado del Valle del Esla o el atún rojo Balfegó, capturado salvaje y alimentado exclusivamente de pescado para lograr el nivel óptimo de grasa. Obligatorio probarlo a la parrilla o degustar su tartar. Y todo ello maridado con una carta de vinos con las mejores referencias de cada zona. Como curiosidad, en El Cortijo Slow-Bar se podrá copear con cava.

 

Aunque el mejor ingrediente que ofrece este nuevo restaurante es la tranquilidad

Cocina lenta no significa comer despacio, sino disfrutar de una sobremesa relajada, sin tener que dejar paso a otros comensales y sin estar pendientes de la hora de cierre, pudiendo además tomar una copa en la terraza para finalizar la velada. Además, puntualmente las cenas estarán amenizadas con espectáculos, catas de vino y música en directo, uno de los sellos de identidad de El Cortijo.

 

 

Síguelos en Instagram @elcortijoslowbar