Familia

Una vuelta al cole diferente

Cosecha del 84. Hija y madre de familia numerosa. Licenciada en Ciencias Políticas entre papeles de colegio. Trimadre con poco tiempo libre, mucho sueño y ganas de cambiar el mundo.

¡Qué vuelta al cole tan diferente! Los miedos, la incertidumbre, los protocolos, mascarillas, geles, botella de agua y a fin de cuentas, el puñetero virus, han hecho que el abrir los libros con olor a nuevo se sienta de otra manera.

Reconozco que soy una madre poco preocupada. Bueno, rectifico, no soy una madre histérica, que es diferente, pero quiero a mis hijos lo mismo que aquellas que hacen de sus hijos unos hijos burbuja, solo que me gusta mirarlos desde más lejos.

Después de vivir el verano de la manera más normal posible (con sus restricciones, por supuesto), no me parece una locura llevar a los niños al cole. Los míos han ido de campamento, a piscinas, a la playa, han jugado en parque y hemos ido a comidas con amigos donde “se han mezclado” con niños de diferentes edades.

Si por lo que sea volvemos a “encerrarnos” (que por lo que se está viendo va habiendo confinamientos por clases ya en nuestra ciudad), pues nos encerramos. Pero lo que no tiene ningún sentido es que salgamos al parque con los amigos y luego den clases desde casa, no tiene sentido que los fines de semana nos salgamos a comer fuera  y que las puertas de los coles estén cerradas. A los niños les tenemos que transmitir la alegría e ilusión de todos los años, aunque sepamos que no va a ser como siempre.

Los niños lo hacen infinitamente mejor que nosotros, cumplen las normas mejor que los padres y respetan las distancias al milímetro mejor que los mayores. Lo hemos podido ver en cientos de publicaciones cómo los padres apiñados esperaban en la puerta del cole, y tras la valla, cientos de niños en rigurosa fila con los metros milimétricos perfectos, lo hemos visto y lo veo a diario en nuestros coles… ¿o los padres guardamos la distancia con otros padres? Al fin y al cabo, los niños siempre acaban dándonos lecciones.

Pincha y sígueme en La madre molona