Cómic

WATCHMEN: El cómic que lo cambió todo

Por Enrique Machuca 
(Antequera, 1970) Comiquero.
Glotón audiovisual. Podcasteo en Sala de Peligro y me encanta
divulgar en el campo del cómic.
Soy @yodigono en Twitter.

En 1985 Alan Moore y Dave Gibbons lo revolucionaron todo. Watchmen, su visión oscura y pesimista de los superhéroes en forma de miniserie de 12 números, cambió la manera en la que se percibía a este género.

Sus personajes no eran brillantes héroes sino seres acomplejados con tendencias psicopáticas, una impronta que influyó en el género durante años y cuyos ecos se perciben en la reciente película Joker.

Una de las premisas de la serie era mostrar cómo cambiaría la Historia del siglo XX si los superhéroes existiesen: Estados Unidos ganaría la Guerra de Vietnam, Nixon sería reelegido durante cuatro mandatos, los coches serían eléctricos,…

La idea del guionista Moore (Northampton, 1953) era, además, demostrar las infinitas posibilidades narrativas del cómic, lo que le hace diferente al resto de medios, usando recursos como simetría, narración desfragmentada y no lineal, repetición de motivos,…

Para ello contó con la colaboración del dibujante Dave Gibbons (Londres, 1949), que con un trazo preciso y detallado plasmó el mundo que cocreó con Moore. No podemos olvidar al colorista John Higgins (Walton, 1949) que cambió los colores primarios predominantes en el género por una rica paleta de colores secundarios.

«Sus personajes no eran brillantes héroes sino seres acomplejados con tendencias psicopáticas»

No nos debe extrañar la presencia de estos autores ingleses en un producto de la editorial americana DC Comics, la madre de Batman, Superman o Wonder Woman. Moore fue la avanzadilla de la “Invasión Inglesa”, un grupo de talentosos autores del Reino Unido que durante tres décadas han trabajado para el mercado americano.

Los 12 números de Watchmen se recopilaron en un tomo al poco de publicarse, una “novela gráfica”, término que, si bien ya se usaba, tomó carta de naturaleza a partir de entonces.

Superventas durante 30 años, fue considerada en 2010 por la revista Time como una de las 100 mejores novelas en lengua inglesa del siglo anterior. Es el único cómic de esa lista.

«Fue considerada en 2010 por la revista Time como una de las 100 mejores novelas en lengua inglesa»

El contrato que firmaron Moore y Gibbons estipulaba un 8% de los beneficios, al estilo de los novelistas convencionales, y la devolución de los derechos de publicación si durante un año la editorial no publicaba una reedición de la obra, algo que nunca llegó a pasar y nunca parece que vaya a suceder. Sintiéndose engañado, Moore desistió de cualquier colaboración futura con DC.

Hasta 2010 la editorial se limitó a reeditar la obra, pero un cambio en la dirección propició una serie de precuelas bajo el título Antes de Watchmen, y una secuela, El reloj de la cuenta atrás, que enfrenta a los personajes de la novela gráfica con Superman y compañía.

Ni ahí ni en la brillante adaptación fílmica de 2009 de Zack Snyder aparece el nombre de Moore como cocreador del material original por expreso deseo del guionista.

Los personajes de Watchmen: Espectro de Seda, Dr. Manhattan, Buho Nocturno, el Comediante, Ozymandias y Rorschach. Te vigilan. ¿Quién les vigila a ellos?

Y tampoco aparece en la recientísima serie de HBO, obra de Damon Lindeloff (Perdidos, The Leftovers) que desarrolla las consecuencias de los acontecimientos de la novela original 30 años después.

Sí, tenemos Watchmen para rato.

Te recomendamos fervientemente la lectura de la novela gráfica original. Actualmente hay disponibles una edición (la décima) en rústica y otra (la segunda) en cartoné de la editorial ECC.

Si quieres saber más sobre Watchmen puedes escuchar el sexto programa del podcast Sala de Peligro pincha en Ivoox o en YouTube. También puedes encontrarlo en Spotify. Y puedes seguirnos en Twitter: @SalaDePeligro